DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
EUSKADI Y BIZKAIA EN DATOS

¿Por qué en Euskadi hay poco abandono escolar frente a las mayores tasas del Estado?

. En 2015, por primera vez desde que se contabiliza, la tasa de abandono escolar en España bajó del 20%. En Euskadi fue del 9,6%.

. El objetivo marcado por la Unión Europea para el año 2020 fija el abandono escolar temprano en un límite máximo del 15 % para el conjunto del estado.

. Existe una polaridad entre “trabajar” y “estudiar” para muchos al terminar la ESO.

. En el norte, el fuerte peso de la industria y el trabajo cualificado y primado con conocimiento, parece no incentivar al abandono de los estudios.

Alex Rayón Director Deusto eCampus - Lunes, 22 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 09:20h

votos | ¡comenta!
  • Mail
Alumnos de ESO acuden a clase durante un día del curso escolar 2015 - 2016.

Alumnos de ESO. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

La tasa de abandono escolar temprano implica la interrupción de los estudios una vez concluida la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Esto se produce en la población entre los 18 y 24 años; chicas y chicos que en lugar de seguir estudiando el Bachillerato o un grado medio de Formación Profesional, deciden o bien ponerse a trabajar o bien no hacer tarea alguna.

En 2015, por primera vez desde que se contabiliza, la tasa de abandono escolar en España bajó del 20% (fue del 19,97%), según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). España lidera el abandono escolar temprano en Europa, pese a cosechar su mejor dato. Con las estadísticas que proporciona el Instituto Nacional de Estadística, y tal y como se puede apreciar en el gráfico, las Comunidades Autónomas del norte han mantenido una tasa estable (aunque de diferentes órdenes, Euskadi -13,17%-, Navarra -16,46%-, Cantabria -21,06%- y Asturias -21,14%-, en ese orden)). Sin embargo, hay regiones que en los últimos 15 años, han tenido de media tasas de abandono realmente preocupantes (Ceuta y Melilla -37,72%-, Baleares -37,24%-, Murcia -35,31%-, Andalucía -34,46%- y Extremadura -33,65%-). Comunidades, estas últimas, con menor tasa de actividad industrial, y con mayor peso de la agricultura y el turismo.

El objetivo marcado por la Unión Europea para el año 2020 fija el abandono escolar temprano en un límite máximo del 15 % para el conjunto del estado. ¿Pudiera España llegar al objetivo? La tendencia de la tasa de abandonos, parece a la baja. Sin embargo, ahora que se empieza a recuperar la economía, los expertos no son muy optimistas. La evolución en España a la baja de los últimos años, se debe fundamentalmente a la mala situación del mercado de trabajo. Como pueden apreciar en la gráfica, hay una negativa y fuerte correlación entre el aumento de la tasa de desempleo (línea negra del final) y un descenso de las tasas de abandono. Hemos querido ilustrar esta relación con la media de España (línea roja) y dos Comunidades muy afectadas por el abandono como Andalucía (línea ámbar) y Baleares (línea azul). En Euskadi (línea verde), por contra, la tasa se ha mantenido estable en los últimos años, aunque con un descenso también moderado (por el menor impacto de la burbuja inmobiliaria y la menor intensidad del turismo respecto al total del tejido económico).

Las Comunidades Autónomas de mayor éxito nos ilustran con buenas prácticas. Un análisis econométrico de probabilidad de abandono elaborado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, muestra cómo factores sociales y del entorno (sistema educativo, situación económica familiar, nivel de estudios de la familia, etc.) así como factores educativos, resultan clave explicando si un estudiante abandonará o no. Comparando las competencias PISA, España, de media, apenas está por debajo de la media. Sin embargo, a nivel de tasas de abandono, España queda muy por debajo de la media europea. Las altas tasas de suspenso en la enseñanza obligatoria en España frente a la media de la UE, la falta de flexibilidad del currículo, la falta de apoyos individualizados, etc., contribuyen a que la ESO no sea muy exitosa para muchos de los estudiantes. Y, al final, abandonan.

Pero, además, vemos que el abandono se reduce fundamentalmente con el aumento del paro juvenil. Es la correlación negativa que hablábamos antes entre aumento del empleo y descenso del deseo de estudiar. Parece ser que existe una polaridad entre “trabajar” y “estudiar” para muchos al terminar la ESO. La tasa de actividad de los jóvenes de 18 a 24 años que abandonan los estudios es del 84% (el doble de la de los que no abandonan). Se van a trabajar. ¿Pudiera la formación dual ayudar en ello? Quizás.

Este fenómeno se produce especialmente en comunidades con fuerte peso del turismo, la construcción y la agricultura. Por contra, en el norte, el fuerte peso de la industria y el trabajo cualificado y primado con conocimiento, parece no incentivar al abandono de los estudios. En el competitivo, dinámico y globalizado mundo del Siglo XXI, la formación y la competencia del capital humano de nuestras sociedades resulta clave para su bienestar y desarrollo. Y, disponer de un tejido empresarial que apueste por la innovación y el conocimiento, también.

@alrayon

www.linkedin.com/in/alrayon

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120