DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
EUSKADI Y BIZKAIA EN DATOS

¿El tamaño de empresa importa?

  • Un mayor tamaño empresarial conlleva un mayor inversión en I+D, una mejora de la productividad, acceso a mercados internacionales y mejores condiciones de financiación

  • En el sur y este de Europa se aprecia un menor tamaño medio de la empresa

  • En Euskadi el tamaño empresarial también es bajo, pero el tejido productivo presenta una alta tasa de “campeones ocultos”

Iñigo Calvo -profesor de Deusto Business School- y Alex Rayón -profesor de Deusto Ingeniería- - Lunes, 14 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 08:25h

votos | ¡comenta!
Mapa de la demografía empresarial europea.

Mapa de la demografía empresarial europea.

Galería Noticia

La pregunta que encabeza este artículo nos invita a reflexionar sobre uno de los elementos distintivos de la demografía empresarial europea: hay regiones que siguen siendo “países PYME” y otras no tanto. Según datos de Eurostat, más de 9 de cada 10 (92,7%) de las empresas de la Unión Europea de los 28 son microempresas, las cuales emplean a menos de 10 personas.

BILBAO. Esta tipología de empresas abundan sobre todo en el sur y este de Europa, tal y como se puede apreciar en el mapa que hoy nos acompaña (pueden pinchar país por país para ver el porcentaje de asalariados totales en microempresas).

Los expertos coinciden en señalar que un mayor tamaño empresarial conlleva un mayor esfuerzo inversor en I+D, una mejora de la productividad, facilita el acceso a mercados internacionales y conlleva mejores condiciones de financiación. Esto no significa que la micro y pequeña empresa no sean importantes, de hecho son la columna vertebral de cualquier economía sana, sino que la menor presencia de empresas de mediano y gran tamaño puede lastrar la eficiencia global y la competitividad de un territorio, además de hacerle más vulnerable a posibles shocks económicos.

Además el tamaño empresarial viene determinado, entre otros factores, por la distribución sectorial. En este sentido en Europa hemos sufrido durante la Gran Recesión una importante merma del sector industrial, algo especialmente alarmante entre los países del sur de Europa. Esto ha conllevado el cierre de empresas industriales o centros productivos de mediano y gran tamaño, lo que colateralmente provoca un menor tamaño medio del tejido productivo.

En Euskadi la situación no es muy diferente dado que, aunque tenemos una mayor tradición y peso industrial, nuestro tamaño empresarial es bajo y sería muy positivo que nuestras empresas crecieran y hasta alcanzar una mayor dimensión.

Por el lado negativo cabe resaltar que, en el año 2013 y por primera vez desde que existen registros, el empleo en el sector industrial vasco cayó por debajo de las 200.000 personas ocupadas. Una cifra que no se ha recuperado desde entonces. Este hecho impacta no solo en la competitividad de nuestra economía, sino también en la reducción del tamaño medio de la empresa vasca.

Por otra parte, es interesante señalar que recientemente Orkestra - Instituto Vasco de Competitividad ha comprobado que Euskadi presenta una alta tasa de “campeones ocultos”, esto es, empresas de mediano tamaño, internacionalizadas, muy focalizadas en determinados nichos de mercado poco conocidos y que son líderes mundiales en su actividad. Estas empresas aportan una importante dosis de competitividad a la economía vasca, pero también están ante el reto de ganar una mayor dimensión.

En resumen; el tamaño importa, e importa mucho. El tejido productivo debe albergar todo tipo de empresas, dado que las micro-empresas de hoy pueden ser los gigantes del mañana. Pero en un mundo globalizado e interconectado es importante que la demografía empresarial esté compensada, y que el conjunto de las empresas que conforman las economías del sur de Europa vayan adquiriendo un mayor tamaño.

Desde Euskadi la fórmula - fácil de enunciar y complicada de implementar - debería pasar por seguir mimando a las nuevas iniciativas empresariales de menor tamaño para que germinen y se consoliden, ser conscientes de la existencia de “campeones ocultos” y apoyarles para que algunos se conviertan en grandes empresas y, por último, tener músculo financiero y capital suficiente para que los cuarteles generales de las grandes empresas vascas permanezcan en el territorio.

Algo que solo podremos hacer si nos sacudimos de encima la miopía cortoplacista que se ha expandido al calor de la Gran Recesión, y volvemos a pensar estratégicamente a medio y largo plazo. Por ello, toca remangarse y seguir remando para lograrlo ya que, al fin y al cabo, la demografía empresarial es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos para poder seguir manteniendo en el futuro nuestro actual nivel de bienestar.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120