DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El cambio digital

La transformación digital del sector financiero

Por Alex Rayón - Sábado, 24 de Diciembre de 2016 - Actualizado a las 08:03h

votos | ¡comenta!
  • Mail
El banco, desde casa.

El banco, desde casa. (Foto: Afp)

Galería Noticia

es raro el mes en el que, por desgracia, no escuchemos alguna noticia relacionada con el cierre de oficinas bancarias. Estos últimos días, hemos podido leer la enésima noticia en esta línea: el BBVA cerrará 132 oficinas en el Estado. Hace un par de meses era Kutxabank la que por primera vez desde su integración hace cinco años reducía su número de oficinas por debajo de las mil. El resto de bancos y cajas vascas no está en una situación muy diferente.

Lo que está detrás de estos cierres no es otra cosa que la transformación digital del sector financiero y un consumidor que demanda nuevas formas de contratar productos financieros. Hay dos formas de ver este cambio que supone la era digital: como una amenaza (el cierre de oficinas, lamentablemente lleva ligada la baja de empleados) o como una oportunidad (también permite recolocar a esas personas en actividades de más valor añadido). McKinsey, en un reciente informe, consideraba que esta economía digital elevará un 30% los ingresos de cualquier entidad financiera y reducirá hasta el 25% sus costes.

El BBVA y Santander, por ejemplo, conocen estas cifras. El primero de ellos, con Ana Patricia Botín a la cabeza, comentó hace unos meses que para 2017 quería llegar a los 25 millones de clientes digitales, un 45% más de los que tiene ahora. BBVA, el segundo gran banco, hablaba de pasar de cinco a 12,3 millones de clientes digitales activos en tres años.

Estas cosas ocurren porque este cambio de era que supone la economía digital altera las reglas de juego. Cualquier industria cuyo valor añadido físico (tienda a pie de calle) sea dar información, puede tener problemas. Hoy en día, en la era del clic, en la que se estima que ocho de cada diez procesos de compra empiezan en Internet, tener un buen posicionamiento on line es fundamental. ¿Por qué? La transformación digital de la economía ha traído tres elementos: 1-Unos menores costes de transacción (el coste de encontrar productos y servicios es cada vez menor); 2-Una mayor transparencia (comparar los precios entre competidores en Internet es una tarea que lleva segundos); y 3-Unos menores costes de coordinación (la comunicación entre consumidores que se influyen mutuamente en las decisiones de compra en redes sociales es un fenómeno imparable).

Según Eurostat, en diciembre de 2014, el 37 % de la sociedad entre 15 y 74 años usaba servicios financieros por Internet. Esta cifra pone al estado a la cola de Europa, lejos del 49% de la UE-15 o del 89% de Noruega. No obstante, sí que tiene las tasa de crecimiento anual más importante. Por ello, es probable que los cambios que veamos en el sector estén simplemente comenzando. Es raro el banco que no tenga ahora mismo como prioridad absoluta la omnicanalidad (estar presente en múltiples canales digitales) y la movilidad para aprovechar la diversidad de dispositivos.

Hay muchas empresas aprovechando esta era de cambios en el sector financiero. Son las denominadas FinTech, que basan sus servicios en tecnologías como el Big Data, el Cloud Computing (la nube), los medios de pago móviles, los asistentes robotizados o las redes sociales. Los grandes bancos ya han empezado a adquirir estas nuevas empresas, que nacen con una agilidad de innovación que las grandes, con sus pesados sistemas de información, suelen tener más dificultad para afrontar.

Sin embargo, no todo puede ser tecnología. Este nuevo paradigma digital también conlleva que el marco regulatorio deba ejercer su propio darwinismo y adaptarse a esta era. De momento los cambios van lentos. De hecho, esta regulación es la que está complicando, por ejemplo, la inversión en las fintech de las grandes entidades financieras. Y por eso mismo, su adaptación a esta era digital está siendo más lenta de lo que esperaban. Por otro lado, la seguridad digital, de la que hemos hablado en el pasado, se convierte en otro elemento crítico. Esta ciudadanía digital debe estar tranquila y con confianza cuando use su banco digital.

Como ven, la transformación digital de la banca acaba de empezar. No sabemos el ritmo al que seguirá. Pero sí parece que no se detendrá. Esperamos que este fenómeno se produzca con la menor afección posible a nivel de empleo, siendo capaces de reorientar perfiles a tareas de valor añadido que también la era digital introduce.

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sociedad

ir a Sociedad »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120