DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El sacacorchos

Peligrosos peajes

Por Jon Mujika - Martes, 10 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:03h

votos | ¡comenta!
  • Mail

EL miedo más grande de todos los miedos en aquella aldea gala irreductible, expresado en tantas y tantas lecturas de la infancia por boca del jefe Abraracúrcix, era, ¡por Tutatis!, que no se les cayese el cielo sobre sus cabezas. Viene a mi memoria la inmortal viñeta ahora que se anuncia la decisión de la Diputación Foral de Bizkaia de asegurar el derrumbe de los taludes, una metáfora de esa misma escena narrada: la caída de los cielos.

El invierno ha sido, por tradición, un tiempo de peligros entre nosotros, con una climatología desatada como el Cantábrico en tempestad. Y es bien sabido que la conciencia del peligro es ya la mitad de la seguridad y de la salvación, así que la decisión foral suena cabal, atinada y cuerda. Es difícil dar con la solución de esa arriesgada ecuación de lluvias, tierras movedizas y carreteras aledañas al monte cortado, así que suena prudente y acertado apuntalarlo todo antes de que se venga abajo no ya el castillo de naipes de una vida sin riesgos (los hubo, los hay y los habrá siempre en el vivir...), sino una avalancha sobre el techo de un automóvil o sobre la propia carretera. Esos torniquetes de piedras y barro afectan gravemente a la circulación entre pueblos, detienen el flujo de la vida rodada, cada día más habitual.

Es curiosa la operación porque los técnicos humanizan la tierra cuando dicen que es necesaria auscultarla, como si fuese una señora con tos o un señor con problemas en el pulmón. No falta la lógica en el uso del verbo porque es evidente que la tierra se mueve no solo a la manera que predijo Galileo.

Vivimos en esta tierra con similares precauciones a las que viven en Holanda los hombres que ganaron metros al mar: el miedo a que un día venga a recobrarlos. No por nada, la orografía de Bizkaia, escarpada, nos obliga a rescatar del monte kilómetros de tierra llana. Y la naturaleza también pasa sus peajes.

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120