DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
mata a su madre en Portugalete

Los vecinos: “Era un cielo con su madre, no sé qué le ha pasado por la cabeza”

Un hombre de 56 años mata en Portugalete a su madre nonagenaria y enferma de Alzheimer y después se autolesiona con dos puñaladas en el abdomen

Miguel A. Pardo - Miércoles, 11 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:03h

votos | ¡comenta!
  • Mail
La mujer que atendía a la nonagenaria (en el centro), junto a una vecina.

La mujer que atendía a la nonagenaria (en el centro), junto a una vecina. (EFE)

Galería Noticia

El hombre permanece todavía ingresado  en el hospital vizcaíno de Cruces en calidad de detenido,  según han informado a Europa Press fuentes de la Ertzaintza.

Portugalete - La calle Ruperto Medina de Portugalete se despertaba ayer sobresaltada y conmocionada por el asesinato a puñaladas de una mujer de 93 años, enferma de Alzheimer, a manos de su hijo de 56. Tras consumar el matricidio, el presunto asesino se autolesionó asestándose dos puñaladas en el abdomen y alertó de lo ocurrido a sus amigos. Precisamente, fue alguien del círculo cercano quien, tras acudir al domicilio, ubicado en el número 15 de la calle Ruperto Medina, avisaba a SOS Deiak de los hechos. Hacia las 10.30 horas, se desplazaron hasta el lugar patrullas de la Ertzaintza y de la Policía Local junto a una ambulancia. Allí se encontraron al presunto autor de los hechos, quien fue detenido y posteriormente trasladado al hospital de Cruces en estado grave.

Al ver tal despliegue, muchos de los vecinos de este enclave jarrillero no podían ni llegar a imaginar lo que había ocurrido en una de las viviendas del portal número 15. “Me he enterado por la radio de lo que ha pasado. Es algo terrible. Ella era una mujer agradable, siempre sonreía aunque creo que ya ni me reconocía”, aseguraba una vecina de esta calle que conocía “de toda la vida” tanto a la víctima como al presunto agresor. “Él era una persona agradable, dormía allí con ella, pero se había separado y, según comentaban, estaba pasando por una depresión. ¿Qué le habrá pasado?”, indicó esta vecina.

Esa era una de las preguntas que flotaba en el ambiente de esta calle que respiraba entre la incredulidad y la tristeza por lo sucedido. Una de las más sorprendidas era Charo González, vecina de la víctima. Al llegar al portal de su casa se encontró una nube de medios de comunicación y recibió la noticia del matricidio acaecido en su propio portal. “No me lo puedo creer. Era un chico estupendo, buenísimo, era un cielo con su madre, la quería con locura. No sé qué le ha podido pasar por la cabeza”, explicó sin poder contener las lágrimas. La sorpresa era mayúscula no solo por lo ocurrido, sino que también porque, a lo largo de las primeras horas de la mañana “no se había oído ningún ruido extraño”. “No he oído nada raro, me he ido a las diez de la mañana de casa y antes no se había oído nada. Solo puedo decir que él me parecía un chico extraordinario, que se preocupaba por su madre. Llevaba varios años viviendo con ella, desde que se separó y nunca, jamás había habido ningún problema, todo lo contrario. Hace poco le compró una silla de ruedas para que pudiera salir a pasear”, destacó Charo.

Y es que, tal y como aseguraron varios vecinos de esta calle, la salud de la víctima había languidecido tras una inoportuna caída por unas escaleras que le habían llevado a verse postrada en una silla de ruedas. “El hijo la sacaba junto a la señora que la estaba cuidando”, desgranó Charo. Esa mujer que hasta hace poco se encargaba del cuidado de la víctima recibía la noticia del asesinato en el mismo portal donde habían sucedido los hechos horas antes. Ella coincidía con algunos vecinos en la descripción del presunto matricida. “Era un chico muy agradable y cariñoso con su madre. Para mí que le ha dado algo a la cabeza y le ha tocado a su madre porque era la única persona que estaba con él. A mí siempre me ha tratado bien. No puedo decir más, le ha tenido que dar un arrebato”, explicó la propia cuidadora con tristeza y aún impactada por lo ocurrido.

Con el paso de los minutos y las horas, la sorpresa por la noticia no decaía y una pescadería cercana era uno de los lugares en los que los vecinos se enteraban de lo ocurrido. “Yo a ella le conocía, la he visto con la silla de ruedas y, ahora mismo, al hijo no le pongo cara. Ha sido una sorpresa tremenda lo que ha ocurrido. Aquí nadie sabía nada de lo que había pasado, sabíamos que era un asesinato pero no hemos conocido toda la historia hasta hace un rato”, reconocía Alfredo, el regente de una pescadería ubicada en la calle Ruperto Medina, un vial que vivió ayer entre la sorpresa y la tristeza.

homicidios en 2016

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120