DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

El idioma de Iker sigue siendo la poesía

Latatu, un joven discapacitado bilbaino, presentó el mes pasado su quinto libro, ‘Vosotros sentís y yo escribo’

Un reportaje de José Basurto - Lunes, 16 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:03h

votos | ¡comenta!
Iker Latatu firma un ejemplar de su último libro en el centro cívico Barrainkua.Foto: Jose Mari Martínez

Iker Latatu firma un ejemplar de su último libro en el centro cívico Barrainkua.Foto: Jose Mari Martínez

Galería Noticia

IKER Latatu suele decir que en su caso, “la energía física se transformó en intelectual, pero nunca se ha destruido”. Prueba de ello es su producción artística, que no cesa, a pesar de las secuelas motoras y las dificultades en la expresión oral que le dejaron un grave accidente de bicicleta cuando era un adolescente. El pasado mes de diciembre presentó en el centro cívico Barrainkua de Bilbao su quinto libro. Se titula Vosotros sentís y yo escribo, un poemario lleno de energía y sentimientos. Con este libro, Iker saca de nuevo a la luz su vena artística que ha estado atrapada en su cuerpo durante muchos años, hasta que en 2004 tuvo la oportunidad de publicar su primer trabajo de la mano de Ediciones Beta, la misma editorial que le sigue apoyando. “La verdad es que la poesía es mi idioma”, cuenta Iker, “y me inspiro de muy diversas formas: paseando por la calle, cuando veo una foto que me gusta, comiendo un yogur, bañándome en el río o en cualquier circunstancia de lo más normal”. Así es como va fabricando sus poemas, que en la mayoría de los casos, no dejan de ser más que simples reflexiones y pensamientos en voz alta sobre la vida misma. Hasta hace poco era un espectador privilegiado, ya que durante muchos años estuvo vendiendo el cupón de la ONCE en la Gran Vía. La horas que pasaba en la calle viendo gente le servían de inspiración que luego plasmaba en el ordenador en forma de poesía. Pero desde hace algo más de un año no tiene ese balcón en primera línea de calle. Él dice que “me hicieron una putada, hablando en plata”, y el caso es que actualmente está en paro. Lo peor de todo es que, como resalta Iker: “Para los discapacitados hay muy poco trabajo fuera de la ONCE”. Esa circunstancia no le ha privado de seguir escribiendo.

Sobre su primera obra publicada, Poesía olvidada, decía Iker que “este humilde libro lo escribí por saber si de veras era poesía lo que había dentro de mi corazón, y tan solo en su fondo cuanto aquí escribo. No lo hice esperando que a nadie le guste, yo no tengo inspiración suficiente, solo sé leer y sentir”. En su anterior libro, titulado Cuando muera viviré en mis poesías, este joven bilbaino comentaba con acritud que “treinta denarios vendió Judas a su maestro, pero al menos obtuvo un lucro de tan ruin apostasía. A mí no me vendieron, pero me abandonaron súbitamente. Supongo que cual Dalila cortó la melena a Sansón la vida me mutiló el carisma que una vez nos unió, y pensarían que ya no tenía sentido seguir a mi lado a pesar de ser cuando realmente más lo necesitaba”.

Madurez Durante la presentación del último libro, Miren Palacios, de Ediciones Beta, destacó que “en cada poema Iker deja un pellizco de su alma”, tal y como recoge la reseña que hizo en su página web la Red Menni de Daño Cerebral. Según señaló la editora, “la obra poética de Iker comenzó con composiciones de una insultante emotividad, y en su segundo libro alcanzaba la madurez, que rayaba lo irreverente”. Para las personas que le han apoyado desde la editorial en su carrera como escritor, “Iker ha ido buscando su propio estilo”. El mismo autor confesaba que “siempre basado en mis inicio becquerianos, con expresiones breves, despojándolas de todo adorno hasta llegar a su mínima expresión, para que exclusivamente quede el sentimiento”. En su libro Esto es lo que somos, que fue publicado en 2007, desde la editorial fue calificado como “un compendio de aforismos con los que entregarnos al humano vicio de reflexionar. ¿Y qué vamos a encontrar entre sus páginas? Aforismos. Es decir, frases cortas, doctrinales, agudas e inteligentes. Pensamientos del corazón y corazonadas racionales. Un placer volver a leer a Iker”. En ese libro dejaba al lector perlas como estas: “En la sociedad que vivimos, la mayor contribución a mi cultura ha sido el Gran Hermano. Cuando alguien lo pone en mi casa, yo me voy a mi cuarto a leer un libro”. Como dice Iker, “mi poesía es tan sencilla que si alguien la leyese, probablemente pensaría: ¡esto ya lo he vivido yo! Tenéis razón. Solo he copiado vuestros sentimientos, pero los necesitaba para escribir un libro”.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120