DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

La importancia de la salud bucal de los más pequeños de la casa

La prevención debe empezar desde una edad temprana con el fin de cuidar los primeros dientes

Lunes, 20 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 12:51h

votos |¡comenta!
Colegio Dentistas

Colegio Dentistas (Colegio Dentistas)

Galería Noticia

  • Colegio Dentistas

SON  numerosos  los  padres  que han comenzado a tomar  conciencia de la importancia  de la prevención como base para una  buena salud oral. Esta tarea de prevención  debe comenzar a temprana  edad, en la infancia y comienza por  parte del dentista aconsejando a los  padres acerca de dietas que favorezcan  la aparición de menos caries o  remarcando  la  importancia de un  hábito de higiene oral en los niños desde que comienzan a tener sus primeros  dientes.  Para lograr que esta prevención sea  verdaderamente eficaz, es necesario  que el niño acuda al odontopediatra  o  dentista,  a  una  edad  temprana,  mejor cuanto antes. 

La persona que mejor puede asesorarle sobre la salud oral de sus hijos es su DENTISTA . CONSULTE TODAS SUS DUDAS

DIENTES DE LECHE

Los dientes de leche se forman durante  el embarazo de la madre. Por esta  razón, y durante esta etapa de la vida  se debe cuidar la alimentación ya que  determinados  alimentos  influirán  directamente en la formación de los  dientes del futuro bebé. Las cantidades  necesarias de calcio, fósforo, vitaminas, etc., ayudarán a crear unas  correctas estructuras dentarias. Del  mismo modo, los problemas relacionados  con un embarazo problemático  y/o un parto prematuro pueden  crear, potencialmente, anomalías del  crecimiento y desarrollo dentales. Por  ello, las visitas al dentista deberían  comenzar durante el embarazo de la  madre. Es muy importante para las  embarazadas tener un estricto control  de su salud oral.  Después deberá llevarse a cabo una  vigilancia mediante revisiones periódicas  posteriores (cada seis meses)  sobre la normal evolución, y si fuese  el caso, poder intervenir precozmente  sobre  las  posibles  lesiones  que  hayan aparecido.  Es muy importante controlar la salida  y evolución de los  dientes de leche,  ya que de esto dependerá la dentición  definitiva.   La falta de atención y la idea equivocada  de que los dientes de leche no  deben ser tratados “porque se van a  caer”, debe ser desterrada definitivamente,  ya que la caries en los dientes  temporales avanza más rápidamente  que  en los permanentes, con el peligro  de infecciones que podrían pasar  hacia el hueso y dañar el diente definitivo  que está formándose, pudiendo  causar daños irreparables.  

Las visitas al dentista desde una corta edad son realmente eficaces.


CÓMO ACTUAR ANTE UN GOLPE EN LOS DIENTES

Ante un golpe en los dientes es conveniente  acudir al dentista, aunque  no se aprecie nada que nos alarme,  ya que si se aplica un tratamiento  precoz, el riesgo de complicaciones  posteriores se minimiza.  Los golpes en los dientes de leche pueden afectar directamente a los dientes permanentes en formación (alterando la forma, el color, la  dirección de salida, etc.). Si su hijo se golpea la dentadura permanente o definitiva y rompe parte de un diente, si encuentra el  fragmento, guárdelo en suero fisiológico, leche o agua y acuda al dentista con rapidez. En la  mayoría de los casos el fragmento puede adherirse al diente roto. Si un diente permanente, por un golpe,  sale por completo de su posición en la boca acuda al dentista con urgencia (cada minuto es vital). Conserve  el diente en suero, leche o saliva, incluso vuelva a colocárselo a su hijo en su lugar.  Ante cualquier golpe o traumatismo dental hay que  acudir cuanto antes al dentista para que este evalúe  las circunstancias del golpe y efectúe un  seguimiento adecuado de  la evolución de los dientes afectados.


RELACIÓN PACIENTE-ESPECIALISTA

El dentista presta especial atención al comportamiento y grado de madurez de cada niño, ganando su  confianza y cooperación, realiza eltratamiento de manera sencilla sentando las que habrán de ser las  bases de la futura relación entre paciente y dentista. Esta importante tarea trae aparejada la  desaparición de los miedos, la aceptación de los tratamientos bucales como algo natural y necesario, consiguiendo una disposición positiva de los niños hacia el dentista, logrando en el futuro unos adultos con un mejor nivel de salud bucodental y menor grado de ansiedad a la hora de acudir a la consulta del dentista. Es muy importante que haya una buena relación entre el niño y su dentista para que en el futuro los tratamientos dentales no le supongan ningún trauma. Los dientes de leche comienzan a aparecer entre los 5 meses y los 12 meses de vida y su erupción termina entre los 24 y 36 meses, quedando  así completos los 20 dientes que forman la Dentición temporal. Hacia los 6 años de edad parece el  Primer Molar Permanente, marcando el inicio del Período de Recambio  Dentario o de Dentición Mixta. Paulatinamente,  y en el momento apropiado, comenzarán a aflojarse cada uno de los dientes Temporales y a  erupcionar los dientes Permanentes. Esto continuará hasta la edad de  12-14 años, momento en el cual deben haber aparecido 28 dientes;o sea hasta los segundos molares  superiores e inferiores. Posteriormente, entre los 18 y los 21 años aparecerán los terceros molares o “cordales”.  En este momento quedará completa la Dentición Permanente y habrá terminado el Período  de recambio dentario coincidiendo con el fin del crecimiento y estabilización del desarrollo de todo el  organismo. 


LOS CHUPETES

El chupete siempre debe estar limpio.  Con los bebés conviene limpiarlo  y  jabonarlo  con detalle  y  esterilizarlo frecuentemente. No  debe atarse con cordones o cintas  al cuello del niño ya que podría  enredarse y dificultar la respiración  del niño. Hay que reemplazar  el chupete cuando este se desgaste.  Nunca untarlo con miel, azúcar  o jarabes (incrementan el riesgo de  caries).  La utilización del chupete o bien  la succión del pulgar puede producir  ciertas  alteraciones  en  las  estructuras orales.  Estas alteraciones son mayores si  se utiliza más allá de los 2 años de  edad;por lo tanto se aconseja retirarlo  como muy tarde entre los 24  y los 30 meses de vida del niño.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120