DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El cambio digital

Tecnologías de escucha y la ‘operación Lezo’

Por Alex Rayón - Domingo, 14 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 08:47h

votos | ¡comenta!

Galería Noticia

seguramente muchos de ustedes hayan escuchado las conversaciones mantenidas entre los implicados de la operación Lezo. En ellas, se pueden escuchar comunicaciones entre el ex-presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, y sus presuntos testaferros y colaboradores. Muchos nos hemos preguntado cómo se han podido obtener esas conversaciones.

El sumario de la investigación recoge mensajes y llamadas interceptadas por la Guardia Civil. Cuando se montan estos supuestos entramados de desvío de dinero público, uno puede pensar que lo primero que se cuidarán son las comunicaciones. Quizás por eso está sorprendiendo tanto el enorme volumen de conversaciones intervenidas. Máxime, cuando Ignacio González vivía obsesionado por ello; en 2013, recién llegado al cargo de presidente, contrató a través de la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid un sistema de cifrado de las comunicaciones telefónicas. Además, diseñó un sistema de teléfonos de prepago que hacía que los consejeros del gobierno tuvieran que cambiar de teléfono cada semana (con la “comodidad” que ello representa). Al parecer, un total de 117.394 euros invirtieron en ello. Esto ya fue noticia con motivo del espionaje entre miembros del mismo partido político.

Quizás incluso hayan encontrado noticias estos días sobre cómo la Guardia Civil habría “roto el cifrado PGP” (“privacidad bastante buena”). Nada más lejos de la realidad: “romper” un método de cifrado de las comunicaciones es algo bastante serio. Habitualmente se han usado métodos de fuerza bruta u otros conocidos para hacerlo. No obstante, en este caso de la Operación Lezo, la noticia tecnológica va más allá. La reforma de Ley de Enjuiciamiento Criminal del 2015, introdujo artículos para poder utilizar una tecnología ciertamente sofisticada de escuchas. Un método, ya de por sí controvertido, por la enorme aversión que tenemos en Europa a ser escuchados o sentirnos invadidos en nuestra privacidad. Por eso, se trata de un mecanismo que solo se autoriza en casos de delitos que eventualmente representen más de tres años de cárcel, como pueden ser los de terrorismo o de organización criminal.

Introducido el argumento judicial, cabe preguntarse qué tiene esta tecnología para ser tan sofisticada. En primer lugar, con la autorización previa del juez instructor, se ordenó instalar micrófonos portátiles en el despacho del expresidente de la Comunidad de Madrid. En segundo lugar, se dispuso de una tecnología de escucha y espionaje de origen israelí que permitía detectar identidades al otro lado del teléfono, de tal manera que el cambio de un número a otro no supusiera perder el hilo de las conversaciones. La tecnología detectaba identidades, y luego la Audiencia Nacional autorizaba pinchar esos números. Un sistema continuo, dinámico y complejo que hace complicadas las comunicaciones electrónicas. Además de comunicaciones orales, también es capaz de detectar imágenes, datos del entorno, etc. Y con todo ello, definir bien el contexto en el que se producen las comunicaciones. Por todo ello, estamos estos días sabiendo tanto del entramado que supuestamente habían construido.

En un mundo en el que constantemente estamos introduciendo tecnología a nuestro alrededor, este tipo de noticias pueden ser cada vez más frecuentes. No obstante, no descansemos; la conducta delictiva es bien conocedora de todo esto, por lo que a buen seguro evolucionen en sus métodos también. Quizás lo tengan más complicado que en otras épocas por la ubicuidad de tecnologías que existen donde generamos datos. Cabe por último pensar sobre esta “huella digital” que dejamos. Todo parece prever un escenario en el que las empresas de telecomunicaciones y financieras estén tan digitalizadas, que su conocimiento sobre nuestro día a día sea “demasiado” detallado. En el sentido de que nos resulte difícil evadirnos de esta realidad. Una mala noticia para la delincuencia, pero quizás también para el ciudadano medio. Seguramente la gestión de esta huella digital también evolucione y sufra cambios en cuanto a su estructura actual.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sociedad

ir a Sociedad »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

  • ¿Estás a favor del turismo en Bilbao?
    Vota

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120