DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Exhibieron su arte en Balmaseada

Malabarismos medievales hacia el cielo en Balmaseda

"Sbandieratori' italianos exhiben en Balmaseda su destreza y coordinación en el manejo de los estandartes

Un reportaje de Elixane Castresana - Lunes, 15 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 07:41h

votos | ¡comenta!
  • Mail
El grupo deleitó al público en la plaza de San Severino. VER GALERÍA

El grupo deleitó al público en la plaza de San Severino. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Galería Galería: Balmaseda retorna al medievo

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

SE entienden con solo mirarse a los ojos y escuchar las señales: la voz de uno de sus compañeros y el redoble de tambor que precede al momento en que se juegan el resultado de las horas de entrenamiento lanzando al aire los estandartes. “La coordinación en los movimientos y la confianza entre nosotros son esenciales”, explicó Fabio Casarin. A sus 16 años, es el benjamín de los sbandieratori de la Contrada della Cerva de la localidad de Noale, cercana a Venecia, que han visitado por primera vez el mercado medieval de Balmaseda en plena cuenta atrás para la cita más importante del año. Y es que se acerca el palio, la competición entre siete barrios que despierta pasiones y rivalidades a partes iguales. Fuera de Italia se conoce sobre todo el palio de Siena, “pero los hay en muchos otros sitios por todo el país”.

A cada uno de los distritos se le denomina contrada y cada contrada adopta colores y símbolo propios. Salvando las distancias, como las comparsas de Aste Nagusia. Por eso, los doce jóvenes -seis abanderados, tres a cargo de los tambores y otros tres trompetas- lucieron en banderas y trajes “confeccionados en base a los libros de historia que hemos consultado”, según señaló Fabio Barbato, el más veterano del grupo, un ciervo que muerde una rama y se refiere al nombre de la principal calle del barrio: la via della Cerva. Desde su creación, hace 25 años, la Contrada della Cerva se mide con las otras seis de Noale en los torneos que se celebran a mediados de junio. La componen en total cuarenta personas, 15 de las cuales son mujeres. Como Federica Stevanato, la única representante femenina entre quienes viajaron a Enkarterri.

El año pasado se clasificaron en segundo lugar y se presentan con ganas de revancha a la cita, enmarcada con todo un programa de actos de inspiración medieval semejante al que Balmaseda cerró ayer con un nuevo éxito de convocatoria. Desde visitas guiadas hasta degustaciones de productos típicos y desfiles esperan entre el 8 y el 11 de junio.

Este fin de semana, músicos y sbandieratoris han cambiado su municipio por la plaza de San Severino. “Es un sitio espectacular, distinto. Nos ha impactado la iglesia. No hemos tenido tiempo de hacer turismo todavía, pero nos gustaría”, afirmaron antes de una de las exhibiciones con las que deleitaron al público. El equivalente al Puente Viejo balmasedano sería en Noale la Rocca dei Tempesta, una fortaleza del siglo XIII medio derruida por los avatares históricos que, además de residencia de los señores feudales, sirvió como cárcel y cementerio. Tras dejar atrás las turbulencias del pasado, desde hace años se organizan en los alrededores ferias que retrotraen a su periodo de esplendor.

Sin embargo, este municipio de 15.000 habitantes no debe su fama actual a su patrimonio, sino al motor, “por encontrarse allí la sede de la marca Aprilia”. Los jóvenes lo desvelan con una sonrisa, sabedores de que han dado con la otra palabra mágica, junto a Venecia, para que el interlocutor localice Noale en el mapa. Por su probado talento en esas lides, cualquiera de ellos podría agitar las banderas en los circuitos.

Y es que dominar la disciplina de arrojarlas y recogerlas “como hacía un señor, al que se daba el nombre de alfiere, para dar indicaciones en las guerras” requiere de técnica y entrenamiento que eviten golpes con los estadartes o caídas que rompen la sincronización, igual que sucede en los ejercicios de gimnasia rítmica. “Le dedicamos cuatro horas a la semana”, calculó Fabio Casarin. Con 16 años, él apenas acaba de empezar una carrera que se prolonga “más o menos hasta los 35”. A medida que perfeccionan la técnica crece la dificultad de los números, porque pueden entrar en juego “una, dos, cuatro, seis o doce banderas y en el palio utilizamos hasta 16”. Una por persona, una en cada mano, dos en la misma mano... Cuanto más se complica el reto, mayor garantía de triunfo en infinitas combinaciones para dejar con la boca abierta al espectador. Porque sus malabarismos traspasan fronteras. “No siempre viajamos las mismas personas. Nos turnamos para poder compaginarlo con estudios y trabajo”, detallaron.

Hoy toman el vuelo de regreso después de un debut en Balmaseda que les ha dejado un inmejorable sabor de boca. Tan animados estaban que, horas antes de Eurovisión, si se cumplían los pronósticos, no descartaban ondear las banderas al ritmo de la coreografía del Occidentali’s Karma de Francesco Gabbani, la canción italiana que partía como favorita y “está triunfando en nuestro país” pese a no ganar finalmente el festival. Ellos desean que el la victoria sí acompañe a la Contrada della Cerva en el palio de junio.

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120