DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Plan de Continuidad de Negocio

Juantxu Mateos - Lunes, 29 de Mayo de 2017 - Actualizado a las 13:06h

votos |¡comenta!
Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A. (Nextel)

Galería Noticia

  • Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.
  • Nextel

ADENTRÉMONOS superficialmente en la gestión de los entresijos inherentes al sector de las tecnologías de la información, comunicaciones y seguridad, del cual depende en gran medida, el desarrollo de la sociedad actual.

Y veamos el papel que juega un buen planteamiento de resiliencia, o plan de continuidad del negocio, frente al importante nivel entrópico de su ámbito.

Por una parte, se puede constatar cómo en las corporaciones modernas se comienza a sentar a la mesa de consejo al director de informática, actualmente también denominado CIO.

Y esta, o este, se levanta de la misma con la asunción de una lista de responsabilidades concernientes a la evolución tecnológica, el cumplimiento de la normativa vigente, el riguroso ajuste a los casi siempre escasos presupuestos asignados, la vigilancia de la seguridad y además de todo esto, una disponibilidad de la explotación informática con un mínimo nivel de servicio de 24x7x365.

El panorama que se vislumbra en el entorno toma rumbo hacia un punto álgido, empero interesante, donde ya casi todas las aplicaciones informáticas son críticas (no digamos la de gestión de nóminas), las acuciantes demandas de los negocios superan a los desarrollos informáticos y su puesta en explotación, aparecen propuestas de desahogo para los centros de datos, como son las nubes públicas, las herramientas para la movilidad favorecen la desubicación de los usuarios, y un extenso etcétera de variables a atender por el departamento informático multitarea.

La actualización y progresos en este terreno es continua. Muchos de los vastos avances tecnológicos aparecen en el mercado en su estadio más temprano, por lo que la amenaza de nuevos riesgos aumenta considerablemente. Añadamos a esto que el incremento exponencial de dispositivos industriales y domésticos interconectados también viene acompañado de riesgos incipientes para las empresas. Aún más importante, muchos de estos sistemas afectan a millones de vidas.

Pongamos por ejemplo, las infraestructuras críticas que dotan de los servicios esenciales a toda la población. Por otro lado, para poder participar en un mercado cada vez más global y competitivo, nuestro tejido industrial, de servicios y gubernamental precisa un elevado grado de eficacia/eficiencia. Por lo que no se puede permitir el lujo de no abordar este trepidante proceso evolutivo. Y, a ser posible, con éxito.

Este perceptible protagonismo nos viene a reafirmar cómo las TIC, además de catalizador de la innovación y elemento facilitador de latransformación  digital, juegan un papel preponderante en la estrategia y cultura de las empresas, organizaciones y gobierno. Es lógica deducción que las amenazas que pudieran afectar al sector, repercuten de forma directa en toda la sociedad.

Por este motivo, ante desastres del tipo natural, fallos operacionales o eventos debidos a causas humanas en el entorno de las TIC, debemos disponer con anterioridad de un plan de recuperación o resiliencia, cuyo objetivo consiste en minimizar y controlar el impacto que pudiera recibir cualquier organización dentro del ecosistema mencionado, Es decir, un plan para habilitar la capacidad para volver a su estado anterior en la menor cantidad de tiempo y con una mínima inversión/repercusión económica. Y, obviamente, limitando el daño en las personas e infraestructuras.

Entonces, recae la responsabilidad en las organizaciones de asumir el reto de establecer los correspondientes Planes de Continuidad, o de resiliencia;para casos, como los ya demostrados, en losque se ponga en juego la prestación de sus servicios y/o la prolongación de sus negocios.

En conclusión, estamos hablando de la necesidad de abordar la implantación pragmática de un sistema de gestión para la continuidad del negocio, que permita reducir el tiempo de recuperación y la inversión relacionada.

La realización de este tipo de planes conviene abordarla desde una perspectiva de cumplimiento con estándares internacionales, con lo que podríamos estar refiriéndonos a la implantación de la norma ISO-2230. En la que se contempla, entre otras, las fases de modelación de activos, evaluación de riesgos, análisis de impacto en el negocio, plan de recuperación ante desastres, plan de crisis y demás estrategias relacionadas. No dejemos el estudio para el día previo al examen...


* Director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A. 

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120