DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Ana Urquijo abogada y expresidenta del athletic

“Nunca se ha reconocido suficientemente lo que hizo Mané en el Athletic”

Ana Urquijo es una pionera de manual. Sus inquietudes y su compromiso le han llevado a donde no había llegado antes una mujer. Hoy repasa junto a DEIA algunos de sus hitos.

Un reportaje de Aner Gondra - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

votos |¡comenta!
Ana Urquijo pasó a la historia como la primera mujer en conseguir ser presidenta del Athletic. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero

Ana Urquijo pasó a la historia como la primera mujer en conseguir ser presidenta del Athletic. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero

Galería Noticia

  • Ana Urquijo pasó a la historia como la primera mujer en conseguir ser presidenta del Athletic. Reportaje fotográfico: Borja Guerrero

ANA Urquijo ha roto techos de cristal. Fue la primera mujer en la junta del Colegio de Abogados de Bizkaia y después fue la primera directiva del Athletic. El capítulo más increíble está deseando contárselo a sus nietos: “No todos tienen una amama que haya sido presidenta del Athletic”.

Bai Euskarari!

Ana Urquijo inicia su paseo por el pasado de DEIA destacando el Bai Euskarari, una fiesta en favor del Euskara que se organizó en San Mamés. “Fue un momento ilusionante en el que los jóvenes teníamos esas carencias y necesidades de libertades”, explica sin nostalgia, “teníamos hambre de ese tipo de cosas. Fue un acto que se organizó muy bien. El club puso a disposición de la organización el campo y se llenó hasta los topes”.

Aquel evento marcó a Urquijo por defender algo que debería ser intocable: “Tuvimos la suerte de presenciar un acto a favor de la cultura y de nuestra lengua. Los que habíamos vivido sin poder expresarnos en una lengua que es nuestra, a la que por desgracia le habían dado un matiz político, acudimos con una enorme ilusión. Fue una reivindicación constante desde los manifiestos hasta la música”.

La inundaciones

En agosto de 1983 Ana Urquijo regresó de Lekeitio, donde veraneaba, a Bilbao para disfrutar una Aste Nagusia que quedó diluida por las inundaciones. “Lo viví muy cerca porque mi familia cercana lo padeció muy cruentamente”, recuerda apenada, “Etxebarri quedó arrasada por las aguas y las hermanas de mi madre tuvieron que pasar toda la noche en la ventana hablando con una niña para que no se ahogara. Esa fue la parte terrible”.

Pero Ana Urquijo siempre saca mensajes positivos de todo. Es su sello. “Esto fue otra muestra de la grandeza y de la fortaleza de nuestro pueblo”, señala, “a los pocos meses Bilbao no tenía ni rastro del horror y de la destrucción que las aguas dejaron”.

La segunda gabarra

En el 83 las aguas trajeron tristeza a Bilbao, pero también alegría. Una gabarra surcó la ría gracias a un Athletic campeón y en 1984 la gesta se mejoró con un doblete. “No se puede explicar lo que sentí y la intensidad de la alegría”, rememora la abogada vizcaina. Su padre, exdirectivo del club, había fallecido en 1982. “Él me había inculcado el sentimiento Athletic y lo viví con emoción y un punto de nostalgia porque él no pudo vivirlo”, confiesa con un punto de emoción, “la segunda gabarra la viví, en cambio, a punto de dar a luz a mi primer hijo”.

Todo aquel que vio la gabarra coincide en una cosa: es difícil de explicar. “Los que no lo han vivido no lo pueden imaginar”, confirma Urquijo, “por eso la gabarra ha quedado en la iconografía de la gente que lo vivimos. Bizkaia entera se echó a la calle. El Athletic está muy arraigado en la sociedad e incluso los que no están atraídos por el fútbol se sienten identificados con el Athletic, porque es un referente de lo que somos como pueblo. A través del esfuerzo de lo nuestro estamos en un lugar en el que solo han podido estar con nosotros dos clubes que son extraterrestres”.

Directiva del Athletic

La vida de Ana Urquijo dio un giro de 180 grados el día que recibió la llamada de Juan Elejalde, un amigo suyo que formaba parte de la candidatura a la presidencia del Athletic de José Julián Lertxundi. “Me contó el proyecto y me dijo que les gustaría que yo pasase a formar parte de la plancha”, detalla la abogada, “quise hablar con Lertxundi para ver qué quería de mí. Me gustó lo que me dijo y di el paso al frente”.

Lertxundi ganó las elecciones y Urquijo se convirtió en la primera mujer en ser directiva del Athletic: “Ser la primera en algo tiene su handicap. No tuve barreras, pero sí tuve que hacerme un hueco donde poder aportar el granito de arena que yo entendía que podía aportar. Fue una experiencia muy interesante en mi desarrollo personal”.

El debut de Guerrero

Una de las cosas que Ana Urquijo pudo vivir de cerca como directiva fue el debut de Julen Guerrero. “Siendo directiva le vi debutar con Heynckes y en mi segunda etapa en el club, con Lamikiz, le vi retirarse con Clemente”.

Las cualidades de Guerrero no dejaban indiferente a nadie. “Julen lo tenía todo”, explica Ana Urquijo, “lo principal es que tenía juego. Tenía una calidad. Pero le acompañaba todo. Hasta cuando corría, el cómo le saltaba el pelo a aquel rubio era acorde a su figura”. La que era entonces directiva no esconde su admiración por el portugalujo: “Fue un gran león, con un sentimiento Athletic real. Por eso se le adoraba tanto en el Athletic. Supo trasladar a la afición su sentimiento de pertenencia a unos colores. Fue un hombre que podía haber tenido otras posibilidades profesionales y optó por quedarse en el Athletic”.

El nuevo San Mamés

Josu Urrutia ha sido el presidente encargado de inaugurar el nuevo San Mamés, pero para ello otras directivas tuvieron que impulsar antes el proyecto. Ana Urquijo tuvo un papel importante en este proceso como directiva con Lamikiz y más tarde como presidenta: “Nos dimos cuenta de que era ahora o nunca. Las normas urbanísticas estaban en un proceso de cambio total. Aunque no fue un momento sencillo, porque la situación deportiva estaba como estaba”.

Urquijo tenía claro que “era un proyecto muy importante para el futuro económico y deportivo del Athletic y para la ciudad, porque un campo como este hace ciudad y país”. Athletic, Diputación y BBK constituyeron San Mamés Barria, pero había que pasar un importante trámite: la asamblea de compromisarios. “Había que sacar el proyecto con dos terceras partes, no valía una mayoría simple”, recuerda la expresidenta, “no tengo palabras suficientes de agradecimiento a la madurez de los socios compromisarios que dieron el respaldo”.

Presidenta del club

Ana Urquijo llegó a la presidencia del Athletic en un momento crítico institucional y deportivamente. Fernando Lamikiz manifestó su deseo de dimitir como presidente y en un principio toda la junta iba a seguirle, pero las circunstancias no eran las idóneas. “El Athletic no estaba bien deportivamente hablando y un periodo electoral, que dura mucho, era desaconsejable para el futuro inmediato y la estabilidad deportiva”, apunta la abogada vizcaina, “estatutariamente yo era la única que podía dar el paso al frente. Si yo hubiese dicho que no, tendría que haberse convocado elecciones. No lo dudé. Entendí que en ese momento tenía que decir que sí. Era un ejercicio de responsabilidad. Tampoco había mucho que pensar. Había momentos en los que era sí o sí. Me pareció que era mi obligación”.

Tal y como se aprecia en la portada del 19 de marzo de 2007, Ana Urquijo quiso desde el primer día transmitir unidad en el entorno rojiblanco. “Mi prioridad era restablecer la paz social”, reconoce diez años después, “el Athletic estaba muy convulso en ese momento y eso afectaba al Athletic en todos sus estamentos. El equipo no es un compartimento estanco. No fue una tarea fácil, pero conseguimos el objetivo. La foto que yo busqué era de unidad. Nos presentamos los capitanes, el cuerpo técnico, la directiva, el cuerpo administrativo… Era una foto para trasladar fuera el mensaje de que los que nos quedamos era para sacar esto adelante”.

Deportivamente le tocó vivir los flirteos con el descenso de categoría, lo que muchos llaman bienio negro. “Nunca me ha gustado ese nombre”, se queja Urquijo, “me parece una acepción destructiva. El Athletic ha pasado por momentos malos en su historia. Es cíclico por su filosofía”.

Fueron tiempos difíciles, pero Ana Urquijo jamás contempló la posibilidad de que el equipo bajase por primera vez a Segunda División. “No dejaba a nadie, ni en mi entorno próximo, hablar de esa posibilidad”, confiesa la expresidenta, “en una rueda de prensa un periodista me habló de la posibilidad de bajar a Segunda. Lo que me salió fue contestarle que yo no contemplaba esa posibilidad. No me podía permitir perder la serenidad porque la plantilla podía ser la primera en bajar a Segunda. Los jugadores no podían percibir que teníamos la más mínima duda sobre ellos. Confiaba en ellos y se dejaron la piel por salvar la categoría. Y teníamos un entrenador que lo entendió perfectamente”.

Precisamente sobre la figura del entrenador de Balmaseda quiere poner el foco Ana Urquijo: “Nunca se ha reconocido a Mané suficientemente lo que hizo esa temporada. Mané y Ondarru tuvieron un mérito extraordinario, porque teníamos una plantilla muy diezmada. Tiene que ser fascinante vivir el Athletic como presidenta estando el equipo bien, pero no renunciaría nunca a la experiencia que yo viví. No fue nada fácil, pero enriquecedora al máximo en lo personal. Fue un año en el que vivimos todos muy juntos y eso es muy grande. No teníamos tiempo para tonterías”.

El equipo femenino

Ana Urquijo fue la primera mujer en la junta del Colegio de Abogados de Bizkaia, la primera directiva del Athletic y la primera en ocupar el despacho de presidenta en Ibaigane. En una pionera como ella no es de extrañar que le resulten especiales los éxitos del equipo femenino del Athletic: “Tuve la suerte de ver un título de estas chicas siendo presidenta. Como mujer me identifico mucho con este logro. Hay que ver lo que estas chicas trabajan, porque son amateurs y no se dedican en exclusiva a esto, su entrenamiento… Para mí son dignas de admiración, aplauso y orgullo”.

En cuanto a profesionalizar a las futbolistas, Urquijo cree que “la igualdad es cuestión de años”. “Son recorridos que tenemos que hacer. Andando se hace el camino”, dice.

La Fundación BBK

En los últimos tiempos una labor que tiene entusiasmada a Ana Urquijo es la que desempeña en BBK. “Formo parte del patronato de la Fundación”, explica, “y es un honor y un privilegio poder aportar mi granito de arena”.

La abogada saca pecho detallando el papel de la entidad vizcaina en la sociedad. “Apostamos por el trabajo, por la cooperación con otros agentes y queremos ser una pieza del sistema social de esta sociedad liderando y colaborando siempre en función de las necesidades y de nuestra capacidad de aportación”. Concretamente, un proyecto con el que se siente “muy enganchada” es Bilbao BBK Talent, “una apuesta de BBK por la captación y retención del talento de Bizkaia para que no se nos fuguen los grandes cerebros de nuestra gente joven”.

La Supercopa

Como aficionada, la última alegría de Urquijo ha sido gracias a la Supercopa de 2015 ganada al Barcelona. “Fue un chute de emoción para la gente joven que no pudo vivir los últimos títulos del Athletic”, se congratula, “esto engancha a la afición. Los resultados son necesarios. Son los que motivan. Meterle cuatro goles al Barcelona es un placer. La juventud tiene que sentir la emoción de ganar un título porque te vuelve a arraigar”.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120