DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

La magia de un títere

El titiritero Antton Bastero y el ilusionista David Blanco se han unido para protagonizar una obra de magia y humor, en italiano y euskera, ‘La famiglia Toronbole’, que recorrerá los próximos meses numerosas plazas de Euskadi

Un reportaje de Araitz Garmendia - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

votos |¡comenta!
David Blanco y Antton Bastero recorren toda la geografía vasca y del resto del Estado con su espectáculo ‘La famiglia Toronbole’.

David Blanco y Antton Bastero recorren toda la geografía vasca y del resto del Estado con su espectáculo ‘La famiglia Toronbole’. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

  • David Blanco y Antton Bastero recorren toda la geografía vasca y del resto del Estado con su espectáculo ‘La famiglia Toronbole’.

tonino y Damiano son hermanos, pero nadie lo diría. No tienen nada en común excepto el apellido Toronbole y su lugar de nacimiento, Turín. Mientras que Tonino es titiritero y recorre las plazas de todo el continente, Damiano es mago y ha actuado en las salas más prestigiosas. Ahora deben cumplir una misión juntos: esparcir las cenizas de su queridísima Mamma, recientemente fallecida, y para ello deberán viajar hasta Argentina. Ese es el argumento de La famiglia Toronbole,un espectáculo para todos los públicos protagonizado por Antton Bastero, más conocido como Toni La Sal, y el mago David Blanco, de la compañía Dramagia.

Y algo de verdad cuenta esta obra, puesto que en la vida real Antton es titiritero y David ilusionista. Se conocieron en una representación, hace apenas tres años. “Me quedé pegado contemplando cómo hacía magia y, sobre todo, por cómo reaccionaba el público, porque observo más las gradas que lo que hace el artista, ya que me gusta ver cuáles son las argucias y las claves que agradan a los espectadores”, relata Bastero sobre su compañero en las tablas.

Así, con una mezcla de italiano y euskera, ambos artistas recorren todos los rincones de Euskadi, y ahora también del resto del Estado. Para ello, apuestan por la magia, por los títeres y por el humor, una mezcla que hasta el momento les ha traído muchas satisfacciones, ya que han recorrido numerosas localidades vascas en las que han llenado las plazas de atentos espectadores.

Hacía mucho tiempo que a Bastero le rondaba por la cabeza este argumento y, cuando conoció a Blanco, “serio, de traje y corbata”, -porque “hay que quitar ese estigma de que los artistas de calle son unos desarrapados”, interviene el mago- decidió que era el momento de llevarlo a los escenarios: “Protagonista y antagonista, esa es la contrapostura que hay que poner en un espectáculo, y que haga disfrutar al público”.

Los dos artistas hablan de las ventajas de actuar al aire libre y de los buenos ratos que les ha hecho pasar su profesión. “El teatro de calle no tiene paredes, es un teatro de suelo y de cielo. Nosotros lo preparamos con mucho tiempo y de manera minuciosa”, señala Bastero. Además, a pesar de llevar desde los años 80 actuando en las plazas de todas las localidades, Bastero asegura que sigue existiendo cierta magia en los espectáculos al aire libre, porque “en la plaza pasa alguien que no pensaba ver una obra de teatro y se puede quedar viéndola enganchado”. En ese sentido, su compañero Blanco admite que “cuesta más actuar al aire libre, porque hay más interrupciones, hay ruido del ambiente...pero solo por captar a alguien merece la pena”.

“Yo vivo del teatro, del espectáculo y, ante todo, quiero que el público se lo pase bien y disfrute con esto. Igualmente, esa es una buena forma de ganar espectadores: que corra la voz. Más allá de la crisis, los programadores saben lo que funciona y apuestan por ello”, apunta Bastero. Entre discusión y discusión, los personajes de Tonino y Damiano ya han logrado tener la agenda repleta de fechas para este verano y confían en seguir después.

Una vida de magia Tanto Antton Bastero como David Blanco han vivido con ilusión los títeres y la magia desde que eran unos niños. De hecho, el mago de la compañía Dramagia creció interesándose en el misterio e incluso la parapsicología. “Un amigo de mi padre, viajante, pasaba por la cafetería de mis padres, en Gasteiz, y siempre nos hacía un truco de magia. Eso despertó mi interés, hasta que a los 14 años cayó en mis manos un libro sobre magia e ilusionismo y empecé a practicar”, relata Blanco.

Con los años, decidió probar suerte en Inglaterra, donde ha pasado casi diez años de su vida. Tras recorrer numerosos países, “ahora desde Euskadi viajo por toda Europa”, agrega.

Bastero, por su parte, dio sus primeros pasos actuando de niño con sus títeres para sus ocho hermanos y 64 primos -y eso solo por parte de padre- en celebraciones familiares, y desde entonces no paró: “Mi padre viajaba mucho y nos traía títeres. Cuando hacíamos fiestas en casa, yo actuaba y me preocupaba de que los demás lo pasasen bien”, recuerda. Ahora, unido a David Blanco, continuará todo el verano discutiendo y recorriendo y viviendo los rincones de Euskadi.

los protagonistas

la trama

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120