DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Profesora de Psicología en Deusto

Itziar Gandarias: “Les inducen tanto miedo que no tienen barrotes y no se escapan”

Una entrevista de A. Rodríguez Fotografía de Borja Guerrero - Lunes, 19 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

votos | ¡comenta!
  • Mail
Itziar Gandarias

Itziar Gandarias

Galería Noticia

las claves

Bilbao- Han sufrido la violencia en todas su dimensiones, pero viven para contarlo. Itziar Gandarias, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de Deusto, recoge testimonios de víctimas de trata en Estoy viva: Cartografías de resistencias de mujeres provenientes de África subsahariana.

Sara huye de la pobreza y termina siendo víctima de trata.

-Viene pensando que iba a trabajar en un hotel, cuidando a ancianos, y de repente se ve ejerciendo la prostitución y, sobre todo, coartada. Ella remarca que no eres libre para decidir con quién ir, el tiempo que vas a ejercer, qué comer...

Está atada por la deuda contraída.

-La deuda que tienen que devolver, en principio por el viaje, se triplica porque las tienen confinadas 24 horas y les dicen: De lo que ganes te descuento 300 euros por el alquiler de la casa -están cinco en una habitación-, 150 por la comida, tanto por la llamada que has hecho a África...

¿Están tan atemorizadas como para no intentar pedir ayuda?

-Les meten mucho miedo, no solamente con el vudú, sino también con que toda organización o entidad social de aquí es colaboradora de la Policía y no pueden acercarse. Ella el primer año tiene mucho miedo, pero luego transgrede y se hace un amigo en un locutorio que la apoya.

Bajo amenazas, ni se les pasará por la cabeza intentar huir...

-Están muy amenazadas. Les inducen tanto miedo que no tienen barrotes y no se escapan.

¿Qué cuentan de los clientes? ¿Ninguno les echa una mano?

-Dicen que hay de todo: clientes que te ayudan y clientes que son horribles. A ella, una vez que paga la deuda, algún cliente le ayuda a conseguir algún trabajo. Hay mujeres que incluso cuando salen, debido a que tenemos una sociedad muy racista, siguen ejerciendo la prostitución, pero eligiendo cuándo, dónde y con quién.

¿Nadie advierte a estas mujeres de que podrían ser explotadas?

-Ella dice que lo que más ha sufrido durante toda su historia es la falta de información. De hecho, aquí ha trabajado con la Comisión antisida dando talleres a mujeres. Habría que hacer programas de información para las que están en Nigeria.

¿Qué secuelas psicológicas sufren?

-Están como secuestradas y esa falta de libertad de movimiento les afecta mucho emocionalmente, a su autoestima. Ella cuenta que lo peor es no sentirte persona, sentirte un objeto, utilizada. Son características no tanto de ejercer, sino de que las tienen superconfinadas.

Asombra su capacidad de sobreponerse y retomar sus vidas.

-Han llegado hasta aquí porque han sido capaces de decir: Esto va a ser temporal y voy a salir. De hecho, las personas que tenían de apoyo, como este chico del locutorio, le decían: Venga, que ya estás, dentro de poco vas a pagar la deuda. Tienen una capacidad de resiliencia, de salir adelante, muy fuerte.

Y eso que no les resulta nada fácil.

-Son mujeres que quieren luchar y tener un proyecto de vida, con las dificultades que hay aquí, porque una mujer africana negra tiene muchas dificultades para conseguir trabajo y hay mucho racismo en la calle, en comentarios, actitudes...

¿Qué es lo que más le impacta de las historias de estas mujeres?

-El machismo en el viaje es horrible, se exacerba en esos lugares de tránsito, en las fronteras. Una mujer decía: Nos ven como cuerpos, solamente valemos para la cama. Incluso en el tránsito pueden ser captadas para temas de trata. Hay mujeres que ni llegan a contarlo.

¿Hacer esas travesías sin ser violadas o sufrir violencia es prácticamente imposible?

-Sí. Las redes que se forman alrededor de las fronteras extorsionan a las familias de las personas, les piden dinero bajo amenaza de matarlas. Te cuentan que es impresionante la violencia que se ejerce y si eres mujer, mucho más.

“Están como secuestradas, cuentan que lo peor es no sentirte persona, sentirte un objeto, utilizada”

votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

  • ¿Estás a favor del turismo en Bilbao?
    Vota

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120