DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Josu Bergara exdiputado general de bizkaia

“Todos los partidos y todos los medios de comunicación, menos DEIA, se oponían al Guggenheim”

Aner Gondra - Domingo, 2 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

votos |¡comenta!
Josu Bergara, exdiputado general de Bizkaia.

Josu Bergara, exdiputado general de Bizkaia. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

  • Josu Bergara, exdiputado general de Bizkaia.

JOSU Bergara, entre otras muchas cosas, ha sido consejero de Transportes y Obras Públicas del Gobierno Vasco, miembro del Euskadi Buru Batzar o diputado general de Bizkaia. Ha vivido en primera línea grandes acontecimientos de Bizkaia y de Euskadi que ahora repasa a través de diez portadas con motivo del cuarenta cumpleaños de DEIA.

3 de abril de 1979

Primeras Juntas Generales en 102 años


En abril de 1979 se constituyeron las primeras instituciones democráticas de Euskadi. Josu Bergara tuvo la oportunidad de entrar en las Juntas Generales. “Aquellas elecciones tenían un significado histórico”, apunta 38 años después, “era la primera vez que se iban a reunir las Juntas Generales después de 102 años. Fue el 28 de abril y en ese acto se leyó el último acta de las Juntas Generales de abril de 1877. Además, Mitxel Unzueta, presidente de los parlamentarios vascos, leyó un mensaje del rey en el que, ejerciendo las funciones de jefe de Estado, aunque todavía era príncipe, establecía que podía presidir las Juntas y ser diputado general el que saliera elegido, que fue José María Macua”.

Poder participar en aquel reestreno fue para Bergara “todo un honor”. “No se puede imaginar lo que sentimos”, explica orgulloso, “aquello significaba que nuevamente se ponían en marcha las instituciones democráticas vizcainas. Para mí y para los compañeros fue un fomento histórico”.

8 de febrero de 1991

Miembro del Gobierno Vasco

En 1991 el Lehendakari Ardanza enroló a Josu Bergara como consejero de Transportes y Obras Públicas del Gobierno vasco. Por aquel entonces era secretario del Euskadi Buru Batzar: “Tuvimos que negociar la formación del tripartito para que Ardanza fuera elegido y formar gobierno. Yo participé en las negociaciones entre PNV, PSE y Euskadiko Ezkerra. Llegamos a un acuerdo y, al día siguiente, fuimos en coche a Gasteiz Xabier Arzallus y yo. En el viaje Xabier me dijo que Ardanza me iba a proponer ser consejero de Transportes y Obras Públicas. Para mí fue una sorpresa, porque no me lo esperaba”.

Una vez en el cargo, los retos que le aguardaban eran importantes. “Fundamentalmente había que trabajar en la mejora de las infraestructuras”, dice. Entre ellas estaba el aeropuerto de Sondika, aunque no era competencia del Gobierno Vasco, al igual que la red ferroviaria vasca: “Era y sigue siendo en algunos aspectos, del Siglo XIX. La conexión con la meseta se hace a través de Orduña, con una única vía en algunos tramos. Era un desastre en aquel momento. Era un motivo para tener en cuenta en la labor del Gobierno”. En su agenda también quedaba constancia de que había que terminar el metro de Bilbao y sacar el Puerto de Bilbao a Santurtzi. Incluso ya estaba en boga por aquel entonces la necesidad de la Y vasca: “Cuando yo llegué ya estaba el proyecto a escala 1:25.000, un proyecto no muy detallado”.

19 de noviembre de 1992

Nace la asociación Bilbao Ría 2000

Como consejero, le tocó vivir desde dentro la creación de Bilbao Ría 2000. “Fue la semilla del Bilbao moderno que hoy conocemos”, apunta Josu Bergara, “ha sido una sociedad que ha dado unos frutos extraordinarios. Ha posibilitado la planificación urbanística del Bilbao que tenemos en estos momentos. Y todavía creo que tiene labores que hacer”.

Bergara explica que Bilbao Ría 2000 se creó por una negociación del Gobierno vasco y el Gobierno central, ya que, fundamentalmente, el origen de la necesidad de esta asociación fue un asunto ferroviario. “En Madrid nombraron ministro a Josep Borrell y tuvimos una primera entrevista en la que le hablé del tema. Fue él quien propuso la idea de hacer una sociedad. En Madrid, para el Pasillo Verde, que antes había sido un espacio ferroviario, crearon una sociedad similar. Yo le propuse hacerla 50% Gobierno vasco y 50% el Gobierno central”. El resultado fue Bilbao Ría 2000, cuyo consejo fue guiado por Pablo Otaola, y que sirvió para regenerar el entorno industrial de la ría.

1 de junio de 1994

Transferencia de competencia de aguas


Como político, Josu Bergara reconoce que “es agotador” tener que reclamar competencias que quedan pendientes de transferir. Una de las más importantes que se consiguieron durante su periodo en el Gobierno vasco fue la de los recursos y aprovechamientos hidráulicos. “A la CAV se le reconocía por el Estatuto la capacidad normativa en los ríos intracomunitarios, pero no así en los intercomunitarios”, explica a DEIA, “era una cuestión en la que, evidentemente, desde la mejora de los saneamientos de residuos y de la ría estábamos demandando insistentemente, pero el Ministerio se resistía”.

Pero hubo un momento de debilidad en el PSOE, que perdió la mayoría, y el PNV supo sacar tajada de la situación. “Surgieron los escándalos de Rubio y Roldán”, relata Bergara, “se había creado una comisión de investigación en el congreso sobre Roldán y había que crear la de Mariano Rubio, el director general del Banco de España. El PSOE quiso que llevase esa comisión alguien de la oposición, pero no de la oposición más cerrada. Ahí aprovechamos para decir que, de acuerdo, pero a cambio de la transferencia de aguas. Fue una negociación muy buena para Euskadi”.

Además, en el plan general hidrológico del Gobierno central se habían introducido unas obras específicas interesantes para CAV y el Gobierno vasco exigió un compromiso de realización: “Se hicieron, por ejemplo, la estación depuradora de Galindo, la depuradora de Alto Nervión y otras en Gipuzkoa, que se valoraron en 33.000 millones de pesetas. Esta firma nos ha permitido ser competentes en cuestiones de agua, de residuos, de potabilización de agua…”.

29 de mayo de 1995

Nombrado diputado general de Bizkaia

Siendo todavía consejero, cerca de cerrarse la legislatura, Josu Bergara conoció los planes que el partido tenía para él. Iba a ser candidato para el puesto de diputado general de Bizkaia. “Me agradó porque conocía mucho mejor las necesidades por mi trato con el anterior diputado general, Pradera”, confiesa quien estuvo 8 años al frente de Bizkaia, “como vizcaino, para mí fue una satisfacción enorme llegar a la cumbre de lo que puede aspirar cualquier vizcaino”.

Su aterrizaje en la Diputación no fue en un momento sencillo: “La economía estaba fatal, con un paro en Bizkaia del 25,4% y al final de los 8 años había bajado al 9%. Todo ello fue fruto de la construcción de muchos polígonos industriales”. Esta estrategia llegó como consecuencia de que no había suelo industrial. “Era una demanda continua”, confirma Bergara, “así que creamos los polígonos industriales de Campillo 2, Amorebieta, Mañabia, Güeñes, Barakaldo…”.

Otra medida que adoptó y que dio sus frutos fue la bajada del Impuesto Sobre Sociedades. “El diputado de Hacienda me propuso bajarlo en la primera legislatura. Yo pensaba que íbamos a recaudar menos, pero me dijo que no. Y, efectivamente, en 1996 se incrementó el presupuesto propio de la Diputación en un 60%”. Otro hito por el que Bergara saca pecho es la negociación del Concierto Económico junto a los otros diputados generales vascos y el Gobierno vasco en 1997, consiguiendo ampliar las competencias en materia tributaria : “Se consiguió prácticamente la totalidad de la competencia fiscal y tributaria”.

12 de noviembre 1995

Arranca el metro de Bilbao

Como Consejero de Transportes y Obras Públicas le tocó trabajar en la construcción del metro de Bilbao, pero al de pocos meses de ocupar su cargo de diputado general de Bizkaia, Josu Bergara tuvo el privilegio de vivir en primera fila su estreno. Fue una novedad muy importante para la capital vizcaina, por lo que es de entender que ese día lo viviera “con el miedo de que surja alguna dificultad”.

El ex diputado general advierte de que a los vizcainos y bilbainos les costó hacerse a la idea de que la ciudad iba a contar con un metro, por lo que pusieron en marcha una intensa campaña informativa. “Había pesimismo respecto a las fechas y a que se hiciese en plazos”, apunta Bergara, “ese escepticismo lo rompimos con muchas acciones de comunicar cualquier evento que se produjera en la obra: cuando se encontraban dos túneles, el paso por la ría… También llevamos varias acciones para que el ciudadano conociese la obra, como el mirador de la caverna que se estaba realizando en Moyua. Desde la calle Diputación se llegaba a una plataforma de madera en la que se podía ver la caverna. Aquello lo visitaron 150.000 personas. Además, los domingos establecimos que, previa inscripción, el que quisiera podía ir en coche por dentro de la obra. A la gente se le ponía casco, impermeable blanco y lo vieron unas 4.000 personas, pero quedaron 10.000 inscritas que no pudieron verlo. En el Casco Viejo también se me ocurrió decirles a los belenistas que pusiesen un belén en la caverna, y nosotros lo iluminábamos. Fueron unas 70.000 personas. Estas cosas crearon en Bilbao un ambiente de que el metro era una realidad. En la inauguración Bilbao era una fiesta”.

21 de junio de 1997

Se inaugura el Puerto Deportivo de Getxo

Otra inauguración de peso que llevó el sello de Josu Bergara fue el Puerto Deportivo de Getxo. “Realizamos bastantes viajes a Europa y Estados Unidos para promocionar Bizkaia, sobre todo con el objetivo de hacer inversiones”, detalla el ex diputado general, “cuando teníamos conversaciones con empresas extranjeras siempre coincidían en dos preguntas: cuántos puertos deportivos y cuántos campos de golf públicos teníamos”.

La realidad era que Euskadi no tenía puertos deportivos . “Veíamos que la costa de Francia está plagada de puertos deportivos, pero hasta Cantabria había un salto sin puertos deportivos”, admite Bergara, “vimos la posibilidad de hacer uno en Getxo y hablamos con su alcalde, Alberto Cirarda, y el Gobierno vasco. También impliqué a José Luis Ugarte en el proyecto”.

19 de octubre de 1997

El Guggenheim abre sus puertas al mundo

La madre de todas las inauguraciones fue la del Museo Guggenheim, el gigante de titanio que cambió Bilbao para siempre. A pesar de que hoy en día nadie duda de lo que ha supuesto este museo para la capital vizcaina y el país, Josu Bergara no olvida que en sus inicios no faltaron detractores. “Al principio la oposición fue total”, recuerda con gesto serio, “se oponían todos los partidos políticos y todos los medios de comunicación, excepto DEIA. Algunos de forma beligerante”.

No es de extrañar que con tanta oposición la ciudadanía también recelase de semejante inversión. “Decían que era el colonialismo yankee en el arte vasco”, se lamenta Josu Bergara, “cuando dejé de ser consejero, el Lehendakari Ardanza sabía que yo iba a ser diputado general y me dijo: Coge con cariño el tema del Guggenheim, porque nos están asando. Aguantamos el tipo como podíamos”. Pero a medida que fue avanzando la obra y empezaba a apreciarse la estructura metálica, a la gente le impactó: “No tenía una viga igual a otra”, describe Bergara, “y cuando empezó a comprobarse que gustaba a la gente, los medios empezaron a posicionarse de manera diferente. Se aceptó y todos vieron su belleza. Ha sido un triunfo que nos ha colocado en el mundo. Nos sirvió para promocionar Bilbao y Bizkaia en muchos lugares. El Guggenheim simboliza la salida de la crisis, aunque ya se había salido. Era navegar hacia delante”.

La inauguración fue todo un acontecimiento, pero a Josu Bergara esa fecha siempre le trae a la mente un amargo recuerdo: “De la inauguración me marcaron las vísperas, el atentado de ETA en el que asesinaron al ertzaina José María Aguirre. Yo estaba en el museo y oí los disparos. Los escoltas no nos dejaron salir. Eso te queda en el recuerdo”.

Este año se cumplen 20 años de la apertura del museo y Josu Bergara tiene claro cuál debe ser el camino a seguir: “Tiene que continuar con la política de compra de obras de arte que ha estado suspendida por la crisis durante unos años. Se compraron obras maravillosas. De hecho, el valor que tiene la pinacoteca multiplica por veinte o más el valor inicial de las obras de arte que se compraron”.

20 de febrero de 1999

La ‘botadura’ del Palacio Euskalduna


La colección de inauguraciones de Josu Bergara termina con la del Palacio Euskalduna, un edificio erigido donde 15 años antes los trabajadores del astillero con el mismo nombre libraban toda una guerra. Precisamente en homenaje a ese astillero, los arquitectos Dolores Palacios y Federico Soriano quisieron crear una estructura con forma de casco de barco. “Quisieron que fuera el último barco que se ponía en marcha en el astillero Euskalduna”, explica el ex diputado general, “por eso yo le propuse inaugurarlo como un barco, rompiendo una botella de champán, y soldar un perfil metálico con forma de L, para que la botella pegase en la arista y se rompiese”.

Bergara recuerda aquello con cariño, puesto que, como suele ocurrir en estas ocasiones, el bautizo marítimo se complicó más de la cuenta. “Compraron tres botellas. Hicieron prueba con una de ellas y se rompió a la primera, sin poner ningún perfil como yo decía”, relata entre risas Josu Bergara, “en los prolegómenos otra de las dos botellas que quedaban se cayó al suelo y se rompió. La última la ataron a la cuerda y un extrabajador de los astilleros Euskalduna la tiró contra la pared, pero no se rompió. La tiró tres o cuatro veces, pero pegaba con el culo, la parte más resistente de la botella. Tuvimos que bajar abajo y se la di al hombre para que la estampase con la mano y le diese con toda su alma. Y, por fin, se rompió”.

Josu Bergara advierte de que el Palacio Euskalduna “contribuye de una forma extraordinaria a la economía de Bilbao y de Bizkaia”. No en vano, recuerda que “ha sido una inversión que ya de por sí ha sido rentable”. “Nunca ha habido que aportar recursos económicos año a año como ha ocurrido en otras instalaciones”, sentencia.

13 de junio de 2003

Premio Personalidad Europea del Año

En 2003 Bergara fue nombrado Personalidad Europea del Año, un premio concedido por el grupo del Financial Times: “Era para reconocer la labor de las personas comprometidas con la atracción y mantenimiento de inversiones corporativas en sus países, ciudades o regiones”, explica el propio Josu Bergara, “nosotros hicimos viajes de promoción de Bilbao y Bizkaia. Estuvimos en Nueva York, Chicago, Boston, Pittsburgh, Miami, Cannes y Shangai. Casi siempre me acompañaba Iñaki Azkuna”. Reconoce que recibió el premio “sorprendido”: “No me lo esperaba. Para mí fue un honor. Estoy muy contento de haberlo recibido”.

Hoy en día es Unai Rementeria quien sale al extranjero promoviendo las inversiones en Bizkaia. “Se está acertando totalmente”, apunta Bergara, “chapó y enhorabuena por la idea tan excelente. Yo le diría a Unai Rementeria que lleve siempre Bilbao-Bizkaia, las dos marcas. También me ha sorprendido y agradado que hace unos meses comentara la posibilidad de bajar el Impuesto Sobre Sociedades”.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120