DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Ante la Audiencia Nacional

Rajoy sale indemne de su declaración ante el tribunal

Se parapeta en que no se ocupaba de las cuentas del PP.  Salva el mal trago, tras 110 minutos de interrogatorio

Jueves, 27 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos | ¡comenta!
  • Mail
Rajoy dice que "jamás" conoció ninguna financiación ilegal VER VÍDEO Reproducir img

(EP/ YOUTUBE)

Galería Noticia

Bilbao - Mariano Rajoy pasó el mal trago y salvó seguramente la prueba más difícil de su dilatada y rocosa carrera política. El presidente del Gobierno español declaró en la Audiencia Nacional por la primera época del caso Gürtel (entre 1999 y 2005) y se convirtió en el primer jefe de gobierno en activo que pasaba por ese trance. Salió indemne pese a que tenía mucho que perder pues hubiera pagado caro el más mínimo error o desliz durante los 110 minutos de declaración ante el tribunal presidido por Ángel Hurtado.

En líneas generales, salvo algún lapsus, Rajoy no tropezó en ningún momento. Llevaba bien aprendida la lección, con las fechas y los temas estudiados, para evitar contradicciones. Además, cuando le llegaron preguntas envenenadas desde el banco de los fiscales y las acusaciones, recurrió a las evasivas, garantizándose así el éxito en su paso por el juzgado de San Fernando. Eso sí, pagando un alto precio desde el punto de vista de la imagen institucional del presidente del Gobierno pisando los tribunales por un caso de corrupción.

La sesión tuvo más carga política y mediática que judicial, ya que salvo una metedura de pata de bulto, era evidente que no iba a aportar datos relevantes. Rajoy declaró como testigo, como ciudadano, no como presidente, por unos hechos referidos a su época de vicesecretario general y posteriormente secretario general del PP. Su estrategia ante el tribunal consistió en parapetarse tras los encargados del área económica, en concreto del tesorero Álvaro Lapuerta (que estuvo en el cargo entre 1993 y 2008 y que ahora sufre demencia senil,), y tras la exdirigente del PP madrileño Esperanza Aguirre.

Aseguró que no conocía la existencia de una presunta caja B en el PP, tal y como sostiene Luis Bárcenas, y que no cobró sobresueldos. Rajoy, que entró por el garaje para evitar a los fotógrafos que le esperaban a las puertas de la Audiencia, defendió que su responsabilidad en el partido era exclusivamente política, por lo que ignora cómo se sustanciaban las cuestiones económicas en su partido.

Explicó que desde 1990 dirigía la acción electoral del partido y que gestionó cuatro campañas electorales. “Mi responsabilidad consistía en hacer listas, estrategia política, preparar debates, es decir, en dirigir la parte política”, respondió al abogado de la acusación y aseguró desconocer la parte económica, porque según dijo la elabora el encargado de la parte económica. “Hay una separación nítida y clara entre una cosa y otra”, añadió.

Rajoy evitó el paseíllo judicial porque accedió al juzgado por el garaje pese a la fuerte presencia policial en las inmediaciones de la Audiencia. Entró en la sala siete minutos después de las diez y para su tranquilidad pudo comprobar que el banquillo de los acusados, frente a él, estaba despoblado. Ni rastro de Francisco Correa, Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes, Pablo Crespo o Luis Bárcenas, los apestados del partido señalados como los urdidores de los chanchullos que salpican al partido. No estaban obligados a presentarse en la sala, pero podían haberlo hecho, lo que hubiera ensuciado aún más la foto del presidente del Gobierno declarando en sede judicial. Solo el excalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega optó por seguir in situ la sesión.

Tuvo que responder a 160 preguntas planteadas por tres acusaciones, tres defensas y la fiscal del caso. Logró escabullirse de muchas de ellas con bastante soltura y sin necesidad de recurrir al “no sé, no recuerdo” que tan buenos resultados les dio al exministro del Interior Jaime Mayor Oreja, en este mismo sumario, o la infanta Cristina en su declaración por el caso Nóos.

Muchas de las preguntas que le realizó el abogado de la asociación Adade, José Mariano Benítez de Lugo, que ejerce la acusación popular, ahondaban en su responsabilidad por no denunciar a Correa por sus tejemanejes. La defensa de Rajoy consistió en que, cuando llegó a la presidencia del PP, en 2004, ordenó romper con las empresas del cabecilla de la trama después de que Lapuerta le advirtiera de que él y sus colaboradores utilizaban el nombre del partido para hacer negocios. Dijo no recordar por qué motivos ordenó cortar la relación con Correa aunque descargó esa responsabilidad en Lapuerta porque le aseguró que no había nada “ilegal”. Tampoco supo explicar por qué, pese a esa orden, la trama Gürtel siguió trabajando en actos de Madrid y organizó el congreso de Valencia, en 2008.

El último gran tema que ocupó el interrogatorio fue el famoso sms que le envió a Bárcenas en 2012, en el que le escribió “sé fuerte” y “hacemos lo que podemos”. “¿Qué es lo que hizo en concreto por el tesorero?, le preguntó un abogado. “Nada que pudiera afectar a ningún proceso”, contestó locuaz y a la gallega.


votos | ¡comenta!
  • Mail

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

Encuestas

ver listado completo »

Publicidad

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120