DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Jordi Turull portavoz de la generalitat

“La decisión sobre el futuro de Catalunya ya no está en manos del Estado ni del Govern, sino de los catalanes”

Una entrevista de Humberto Unzueta - Domingo, 3 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:08h

votos | ¡comenta!
Jordi Turull, portavoz de la Generalitat de Catalunya.

Jordi Turull, portavoz de la Generalitat de Catalunya. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

BILBAO. De visita en Euskadi para expandir el mensaje sobre el referéndum y estrechar aún más lazos con quienes aquí les apoyan, Jordi Turull subraya que lo que está en juego el 1 de octubre es la democracia y que ya no hay marcha atrás posible.

Hay quien tiene dudas de que el referéndum va a poder celebrarse. ¿Qué le diría para disipar esas dudas?

-Que lo estamos demostrando por la vía de los hechos. Hace tiempo que dijimos que no iba a haber marcha atrás, y a menos de un mes para el referéndum ya está todo previsto. La determinación del Govern es total y cada día que pasa tenemos más razones para llegar hasta el final. En los próximos días la gente lo va a ver todavía con más claridad. Por muchos intentos para frenarlo, no lo han conseguido. Lo estamos haciendo de una manera que no nos gusta pero es a la que nos ha llevado el Estado español.

Están jugando al gato y al ratón, escondiendo cada uno sus cartas, apurando los tiempos para retrasar los recursos judiciales de Moncloa.

-No estamos jugando al gato y al ratón. En Catalunya vivimos una situación de anormalidad en el sentido de que el Estado español no ha respetado los pilares básicos de la democracia. En Catalunya está en juego la democracia porque hay situaciones que gente de mi generación no pensábamos que íbamos a conocer: intervenciones políticas de la Guardia Civil, querellas por la compra de urnas , recursos judiciales por una reforma en el reglamento del Parlament para equipararte con el que ya tienen catorce de las diecisiete autonomías del Estado, a las que nunca se les puso ninguna objeción… Esta no es una situación de normalidad. No es que estemos jugando al gato y al ratón, pero no somos ingenuos. Y como nuestra determinación es que el 1 de octubre se vote, y se va a votar, la información y los tiempos los gestionamos de la manera en que pongamos menos en riesgo el referéndum.

Esta semana aprobarán las dos leyes de desconexión. ¿Será por decreto o por ley aprobada por el Parlament?

-Esto que vamos a hacer ahora queríamos empezarlo a discutir hace un año, buscando las aportaciones e ideas de todos. Y los que ahora se quejan de que no va a haber suficiente debate en el Parlament, son los mismos que entonces impidieron el debate acudiendo al Tribunal Constitucional. Después intentamos hacer una reforma del reglamento para que hubiera un debate de dos o tres semanas, y también nos lo suspendieron. El problema no es cómo se tramita, decreto o ley, sino lo que se tramita. Y saben que lo vamos a tramitar.

¿Hay plenas garantías de que la votación del 1 de octubre será libre, transparente y con seguridad jurídica?

-Por parte nuestra las garantías son plenas. En lo que depende del Estado, no pondrá ninguna facilidad y continuará con sus amenazas. Pero aún así, el Estado español va a quedar desbordado democráticamente porque esto no es una cosa de un gobierno y un parlamento, también hay más de 800 ayuntamientos dispuestos a colaborar y participar en el referéndum. Además si la participación es alta, van a quedar desbordados democráticamente. Como dijo Puigdemont, no va a haber tanto poder para frenar tanta democracia.

¿Qué cree que hará el Gobierno español para impedir el referéndum?

-No lo sé, pero esperemos que no haya ninguna vía que se salte los derechos y deberes que desde el Tratado de Mastricht nos protegen. De los derechos que nos protegen en la Constitución ya hemos visto cómo los aplican, pero estamos en la Europa del siglo XXI y si pasan algunas líneas se volverá en su contra.

¿Esperará al 2 de octubre para actuar?

-Cada día dicen una cosa distinta. Nosotros estamos concentrados en la operativa del referéndum y sobre todo en fomentar la participación que será la clave del proceso. Lo que responda la gente, ya no depende de nosotros. Nosotros hemos dado todo el poder a los ciudadanos, la decisión sobre el futuro de Catalunya ya no está en manos del Estado, ni en manos del Govern de Catalunya, está en manos de los ciudadanos.

Habrá urnas, pero ¿cómo las han obtenido?

-Ya hemos dicho que, de momento, no podemos decirlo. Ya lo explicaremos cuando se pueda. Fíjese que nos han puesto una querella por hacer un trámite siguiendo todos los pasos para sacar a concurso la adquisición de urnas. Nos gustaría poder decirlo todo pero nuestra prioridad es que se pueda votar el 1-O y no nos vamos a buscar más problemas de los que ya tenemos.

¿Está garantizado el censo electoral?

-Habrá censo y a la gente le llegará a casa la información necesaria para que sepa dónde tiene que votar. Es verdad que el voto por correo es más problemático porque depende del Estado, pero esto se compensará con otros elementos porque habrá muchos observadores internacionales.

¿Los funcionarios serán obligados a colaborar en el referéndum?

-Los funcionarios están protegidos de modo que ninguno será obligado a hacer nada que no tenga que hacer, como siempre. No hay ningún funcionario que colabore en unas elecciones que no sea de manera voluntaria y, por tanto, están protegidos porque no se les va a obligar hacer nada que no quieran en el referéndum. Solo hay una figura obligada: que es el representante de la Junta Electoral Central, que sí está obligado por ley, que es el secretario municipal, pero esta figura será sustituida por la sindicatura electoral de Catalunya que validará el censo, las urnas y las papeletas.

¿Va a colaborar Colau en el referéndum?

-No lo sabemos. Ahora está en la posición de ni sí ni no sino todo lo contrario. Pero a partir de esta semana va a ser difícil ser equidistante porque habrá novedades en relación a la ley del referéndum, porque no podemos esperar hasta el 29 de septiembre para tramitar la ley. Así pues tendrá que decantarse y decidir si colabora y se implica en la política de poner urnas o en la política de reprimir urnas. Si interpreta bien a sus electores, está claro qué debería hacer.

¿Quién firmará el decreto?

-Dentro del Govern hay peleas para poder firmar. Me encantaría firmarla. De hecho la ley ya la firmé y todos los que la firmamos nos hicimos una foto y la colgamos en las redes sociales. No sé de dónde ha salido el relato de que no queremos firmarlos por temor a una inhabilitación. Al contrario, será un honor. Si es un decreto del Govern y tengo la oportunidad de firmarlo, estaré encantado de la vida.

¿Hay alguna posibilidad de que antes del 1 de octubre Rajoy y Puigdemont hablen y se pare todo esto?

-Soy muy escéptico. Nos gustaría que se impusiera el diálogo. Si el Gobierno español quiere dialogar que ponga el día, la hora y el lugar. Allí estaremos. Pero el Gobierno de Rajoy ya no solo no ha querido dialogar, ni siquiera ha querido escucharnos.

¿La CUP les ha presionado mucho?

-La CUP quiere visualizar a su manera todo lo que hace. Tienen su manera de hacer, una gesticulación diferente a la de Junts pel Sí o la del propio Govern. Si gana el no, cada uno se irá por su lado y si gana el sí seguiremos con un proyecto compartido como es la ley de transitoriedad que regula el proceso constituyente. La CUP defenderá su modelo de políticas públicas y de sociedad y nosotros, en PdeCAT, nuestro modelo de sociedad y de políticas públicas que no tiene nada que ver, pero nada, con la CUP. Ahora podemos discutir sobre lo que sea pero no podemos decidir sobre nada, pero cuando seamos un Estado podremos decidir sobre todo.

¿Ha tenido el suficiente arrope desde Euskadi y sus instituciones?

-En los momentos clave sí. Tampoco se lo hemos pedido porque como Catalunya y Euskadi nos reconocemos como dos naciones, nos respetamos totalmente. Cuando ha habido inhabilitaciones por parte del PNV y del Gobierno vasco hemos sentido su apoyo y su hospitalidad. No hay reproche. El Gobierno vasco se tiene que mover en función de sus intereses para servir más y mejor a los ciudadanos de Euskadi que son los que tienen la última palabra. Y la vía que ha adoptado ahora el PNV también la tomó en su día Convergéncia y Unió.

¿Se les ha presentado como dos modelos contrapuestos?

-Sí, pero hace unos pocos años esto era a la inversa. Hace seis o siete años, nosotros, CIU, éramos los buenos, el ejemplo a seguir y en cambio el Gobierno vasco era el malo de la película. Insisto, la complicidad de nuestras realidades nacionales está tan arraigada que nos entendemos muy bien y por muchas trampas que intente hacer el Estado para que nos enfrentemos no lo van a conseguir. La prueba es que esta visita mía a Euskadi así lo expresa.

las claves

“La información y los tiempos los gestionamos de la manera en que pongamos menos en riesgo el referéndum”

“Hace unos años era al revés. Nosotros, CIU, éramos los buenos, el ejemplo a seguir y en cambio el Gobierno vasco era el malo de la película”

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado

ir a Estado »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120