DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Cristina García gana el certamen

Papel de altos vuelos en Güeñes

Una profesora de moda conquista al jurado en un concurso de homenajes a los maestros de la alta costura

Un reportaje de Elixane Castresana - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos | ¡comenta!
Cristian garcía, ganadora del certamen de vestidos de papel en Güeñes VER GALERÍA

Cristian garcía, ganadora del certamen de vestidos de papel en Güeñes (Juan Lazkano)

Galería Noticia

Galería [Galería] Pasarela de papel en Güeñes

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

BALENCIAGA inspiró a la ganadora en la categoría de diseño y originalidad, Gaultier al segundo clasificado en corte, confección y trabajo artesanal y se subieron a la pasarela creaciones con claras referencias a iconos como Jacqueline Kennedy. Los grandes maestros del pasado y presente dieron el relevo al futuro que encarna Eder Aurre. El triunfador del último certamen de jóvenes diseñadores de Euskadi se confesó maravillado ante las creaciones “dignas de la alfombra roja” que desfilaron en el concurso de vestidos de papel de Güeñes, en el que ejerció como jurado junto al presidente de la asociación de Sastres y Artesanos de Bizkaia, Juan Antonio Andrade, y el creador brasileño Wandkarlo Ajos.

Aunque todas las propuestas le encantaron, sintió “un flechazo” con que obtuvo el premio al mejor diseño. “Podrían lucirlo perfectamente en un evento sin que llamara la atención”, alabó antes de revelar que el elevado listón de calidad prolongó la deliberación en una votación “muy reñida”. De hecho, el acto empezó con media hora de retraso.

Y es que los dos diseñadores invitados de este año también se atrevieron a confeccionar sus trajes de papel, que pasarán a formar parte de la colección de Güeñes, y debían ayudar a las modelos a vestirse para dar el toque final en una renovada zona de backstage en la que no faltaron los nervios y carreras de última hora. Wandkarlo Ajos presentó un delicado vestido de falda corta con el que recordó el encaje de Brasil. Eder Aurre, un modelo “de aires abstractos”, que confeccionó tras muchas “pruebas y errores” reconociendo “el inmenso mérito” de los concursantes. “No me extraña que cada vez vengan más estudiantes de moda a Güeñes para tomar nota”, señaló. Eder tenía previsto poner rumbo a Londres al día siguiente del certamen al haber obtenido una beca en la prestigiosa escuela Central Saint Martins. Allí se formaron, entre otros nombres consagrados, Stella McCartney, Alexander Mc Queen y John Galliano, que estuvo al frente de la casa Dior.

Otra mano experta, la de Cristina García, se dejó notar en el elegido como mejor diseño. Desde la localidad riojana de Calahorra, se fijó en el estilo de su “admirado” Balenciaga, “que vivió en contacto con los pescadores en Getaria”. La hija de Cristina, estudiante en el Basque Culinary Center, lució el vestido elaborado en papel crespón en tonos azules que “simula las olas del mar” cubierto por un abrigo capa negro. Lleva ya tres ediciones participando en el concurso, aunque haya que sacrificar las fiestas de su municipio. Ha merecido la pena, porque regresa a su tierra con el trofeo que enseñar a sus alumnos bajo el brazo, ya que Cristina García es profesora en la escuela superior de diseño de La Rioja, además de directora de la pasarela Ciudad de la Verdura de Calahorra, que se celebra a finales de abril. “Sí, los vestidos se cosen utilizando hortalizas”, confirmó. Cristina compartió podium con Emilia Cubillas, que se impuso en la modalidad de corte, confección y trabajo artesanal con un vestido que rindió homenaje a las tribus bantúes africanas que sorprendió por el intrincado trabajo de su falda de flores. El bilbaino Alejandro Salas firmó el vestido que le siguió en esta clasificación, “con reminiscencias de Jean Paul Gaultier” que no sacó de la caja de cartón en la que lo transportó a Güeñes hasta última hora para evitar que se rasgara.

Kimono de Karrantza Enkarterri también dejó huella gracias al segundo puesto del grupo de costura de Karrantza. Encandilaron con un tributo a la paz que simbolizó un mono que combinó el negro del duelo con el blanco esperanza complementado con un kimono con motivos florales pintado a mano que requirió “210 horas de trabajo”, según calculó su autora, Encarni López. Lo llamó Gingko Biloba, “por un árbol que brotó en Hiroshima después del lanzamiento de la bomba atómica”. En categoría infantil, conquistó el guiño de Mari Lolo Ruiz a las fiestas de la comarca. La pequeña modelo defendió con desparpajo y entre aplausos su traje típico de fiesta, mientras sujetaba una reproducción en cartón de la putxera de alubias de Balmaseda.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120