DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
conseguir que la información se entienda mejor

Usuarios de Gorabide colaboran para que los museos sean más accesibles

La asociación trabaja junto al Gobierno vasco, Astra, el Museo Marítimo y el Guggenheim para adaptar sus espacios

Aitziber Atxutegi - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos | ¡comenta!
Usuarios de Gorabide en la paraguada celebrada ayer en Bilbao.

Miembros de la asociación de Gorabide en la paraguada celebrada ayer en Bilbao. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

Bilbao - “¿Se ha sentido alguna vez como un pulpo en un garaje?”. Con una sencilla pregunta, el director de Gorabide, Hugo Baroja, refleja con claridad la sensación que tienen las personas con discapacidad intelectual cuando no entienden el entorno que les rodea. Es una sensación que experimentan en muchas ocasiones en espacios tan cotidianos como un hospital, un museo, al visitar una página web o acudir a un centro comunitario. Por ello, la asociación ha empezado a colaborar con varios agentes culturales e institucionales para lograr que la información que se proporciona en espacios culturales y de ocio sea más fácil de entender para este colectivo. Con una peculiaridad: son los propios usuarios de Gorabide los que detectan los aspectos más difíciles, proponen las mejoras y testan las soluciones. “Se trata de que los entornos sean más amable y la información se entienda mejor. Una persona que domina su entorno es una persona independiente”, resume Baroja.

Con 55 años trabajando para mejorar la integración de este colectivo, la asociación Gorabide ha colocado en su cuarto plan de actuación la accesibilidad cognitiva como apuesta estratégica. Aunque llevan ya tiempo trabajando en ámbitos como la formación en lectura fácil o la utilización de pictogramas, la responsable de Intervención Familiar, Diana Cabezas, reconoce que la cognitiva siempre ha sido “la hermana pequeña” de la accesibilidad. “La eliminación de barreras físicas y sensoriales cuenta con una consolidada legislación y mayor sensibilización social. Lo cognitivo es menos tangible, más complejo”, advierte.

Pero, ¿qué es la accesibilidad cognitiva? “Dicho llanamente, tiene que ver con la fácil comprensión de la información que nos rodea, tanto verbal, impresa, gráfica como digital, y la orientación por espacios, facilitando la realización de actividades diversas y el disfrute de los servicios que la sociedad ofrece a todas las personas”, resume Cabezas. Los apoyos pueden ser desde textos de lectura fácil hasta pictogramas para señalizar espacios o caminos que permiten a este colectivo orientarse mejor.

Gorabide ha comenzado a trabajar para adaptar lugares culturales y de ocio, aunque no descartan seguir la senda con otros espacios, puesto que ya existen experiencias de adaptación cognitiva en aeropuertos u hospitales en otras comunidades autónomas. De momento, han adaptado ya las audioguías del Museo Guggenheim y una exposición temporal del Museo de las Encartaciones, y actualmente están desarrollando tres proyectos: la adaptación del portal Irekia del Gobierno vasco, de la Fábrica Social para la Cultura Astra de Gernika y del Museo Marítimo.

Gracias a una mejor comprensión del espacio Astra, en Gernika, una persona con discapacidad intelectual se ha apuntado a talleres de yoga; si se mejora el portal Irekia, otra formula una pregunta al Gobierno vasco; con una información más comprensible en el museo, alguien se aficiona al arte... Los logros conseguidos con esas pequeñas adaptaciones son numerosos.

Un primer ejemplo. “Con Puppy, Koons aúna pasado y presente, pues combina un sofisticado modelo de ordenador, al tiempo que hace referencia a un jardín clásico del siglo XVIII”. Probablemente haya tenido que leer dos veces la frase para entenderla. O, lo que es peor, la ha dejado de leer a la mitad. “Esa sensación de no entender no es exclusiva de las personas con discapacidad intelectual; en torno al 30% de la población presenta dificultades de comprensión por escasa escolarización, desconocimiento del idioma, dislexia, edad avanzada...”, explica el director de Gorabide. “Con Puppy, como en el resto de sus obras, Jeff Koons combina la tecnología más moderna con una imagen del pasado, en este caso, un jardín de siglos atrás”. Mejor ahora, ¿no?

Como parte fundamental del trabajo, son los propios usuarios de Gorabide los que han participado en el proyecto como expertos en la materia. “Evalúan las necesidades de accesibilidad cognitiva de cada espacio o servicio, y, lo que es más importante, validan que la soluciones finales son adecuadas a sus necesidades”, explica el director de Gorabide. Esto, además, las empodera significativamente, ya que “participan en el proyecto y les permite demostrar sus capacidades, muy por encima de sus limitaciones”.

Audioguías más comprensibles Cuando el Museo Guggenheim abrió sus puertas hace veinte años, únicamente estaba obligado a eliminar las barreras arquitectónicas. “Era una ley de mínimos y no se tenía en cuenta la discapacidad sensorial ni cognitiva”, recuerda Rogelio Díez, su responsable de mantenimiento e instalaciones. “Eran medidas insuficientes”, por lo que comenzaron a adoptar nuevas medidas como colocar los botones de los ascensores a una altura más baja, automatizar la apertura de las puertas, diseñar videoguías para personas sordas o maquetas del edificio para ciegos. Pero les faltaba un paso más: abordar la accesibilidad cognitiva. “Es el más complejo; una persona puede imaginarse cómo es la vida sin ver o sin oír, pero con otra perspectiva de la realidad es más difícil”, reconoce. Buscaron el apoyo de Gorabide para adaptar las visitas guiadas por el exterior a un lenguaje más sencillo. Se creó un grupo de trabajo con ocho personas con discapacidad intelectual y se empezó a trabajar con las explicaciones sobre Puppy. “Se hacían lecturas de la audioguía y se veía qué habíamos entendido, qué no, qué palabras eran complejas, se volvía a escribir, se volvía a leer... Fueron meses de trabajo”, resume Díez. El resultado son audioguías más claras para la escultura de Jeff Koons, el exterior del edificio y la Mama.

Algo similar se ha llevado a cabo en el Museo Marítimo, donde se han adaptado las explicaciones de la falúa del consulado y la grúa Karola, un paso para que “toda la sociedad sienta el museo como propio”, reconoce su director, Jon Ruigómez. El Gobierno vasco trabaja también para que parte de las noticias que publica en su portal de comunicación Irekia sea más comprensible. Y, en Gernika, para los responsables de Astra fue una ducha de realidad comprobar que, aunque su proyecto de espacio cultural quería estar abierto a todos los ciudadanos, muchos de ellos no conseguían integrarse en él. “Vimos que les costaba llegar hasta los baños, localizar un espacio donde se impartían talleres... Ya hemos identificado las carencias y vamos a empezar a adaptar las señales y carteles”, avanza Irati Agorria.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120