DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Málaga 3 - Athletic 3

Rotación obligatoria

La debacle sufrida en La Rosaleda le concede a Ziganda un motivo poderoso para diseñar la próxima alineación con un importante número de cambios

José L. Artetxe - Lunes, 25 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos | ¡comenta!
Williams, autor de dos goles en La Rosaleda, se lamenta al final del partido.

Williams, autor de dos goles en La Rosaleda, se lamenta al final del partido. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Bilbao - La actuación del sábado puso en entredicho la fiabilidad del Athletic. Ziganda argumentaba que aún es pronto para emitir un juicio formal sobre el potencial y el rendimiento del equipo, aludiendo al “mes y medio” de competición que acumula. Un período insuficiente a su entender para definir las fortalezas y las debilidades. Será como dice porque, además de que él reconoce abiertamente que continúa inmerso en un proceso de búsqueda o de implantación de una identidad concreta, la mayoría de la decena de encuentros disputados han resultado o poco convincentes o simplemente pasables. Sin regatearle el plazo que todo nuevo entrenador merece para poner en marcha su idea, Ziganda será consciente de que la percepción que existe sobre su labor y la respuesta que está obteniendo de la plantilla queda muy mediatizada si de repente se produce un descalabro como el de La Rosaleda.

Hay partidos que marcan un antes y un después, ya sea porque salen redondos o por todo lo contrario. En esta oportunidad se asistió a una debacle por las circunstancias que concurrieron en los veinticinco últimos minutos frente al Málaga. La verdad es que ya se vivió un momento semejante en Grecia, cuando el Athletic perdía 2-0 ante el Panathinaikos. Aquello se solucionó con un milagro consistente en marcar de la nada tres goles en seis minutos. Hoy se rumia la imperdonable pérdida de dos puntos, no hay manera de hallar siquiera consuelo, por mucho que Ziganda asegure que apreció aspectos “rescatables”. Seguro que los hubo, cómo no, pero la impresión global no deja títere con cabeza, al menos en la reflexión de la calle.

En la soleada matinal del domingo no hubo una sola conversación sobre el fiasco de la víspera, la gente prefería guardar silencio. A lo sumo, gesticulaba o se remitía al elocuente “sin comentarios”. Dolió, y mucho, la impericia mezclada con indolencia con que los rojiblancos arruinaron la victoria más sencilla. En sala de prensa, el técnico asumió que tiraron el partido a causa de un exceso de confianza y eludió cargar las tintas en algunos de sus futbolistas. Se desconoce qué es lo que diría al entrar en el vestuario, aunque hay veces en que el mejor modo de exteriorizar el disgusto es precisamente el silencio, ese mismo que horas después del fiasco recorría la columna vertebral de la afición.

Las cosas, en general, no están saliendo como sería deseable, si se exceptúa el hecho de que se aseguró la presencia en la fase de grupos de la Europa League y que, a pesar de los pesares, en liga aparecen ocho puntos en el casillero, un registro aceptable a estas alturas. Hasta aquí la impresión que compartirá un porcentaje abrumador del entorno, a la que tampoco los de dentro pueden permanecer ajenos. La cuestión es qué va a hacer Ziganda en adelante, si no le ha llegado el momento de profundizar en algunas de las prácticas que propugna o, si se quiere, obrar con coherencia, sin tantas contemplaciones y generosidad.

En este sentido, siempre ha defendido el reparto de oportunidades apoyándose en la densidad del calendario y el comportamiento de los protagonistas. En Málaga se le escuchó: “rotamos y anotamos”. Bueno, pues si esto es así, lo previsible es que se plasme meridianamente el jueves, fecha del siguiente compromiso. Con cinco días de margen para recuperar y preparar la visita del Zorya Luhansk, el único criterio al que agarrarse para confeccionar la alineación no puede ser otro que el rendimiento. No se trata de castigar, ni por supuesto tomar medidas de medio o largo alcance, pero qué menos que dejarles claro a aquellos más directamente implicados en el desbarajuste que se han ganado a pulso ser excluidos de la alineación. No estuvieron a la altura, ni de lejos, y lo natural es que dejen su lugar a otros compañeros.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120