DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Intachable labor coral

El Bilbao Basket, con seis jugadores anotando en dobles dígitos y Dejan Todorovic actuando como mascarón de proa, arranca la Eurocup con una valiosísima victoria en tierras lituanas

Jon Larrauri - Jueves, 12 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!
Dejan Todorovic volvió a ser una pieza importantísima en el victorioso estreno del Bilbao Basket en la Eurocup. Reportaje fotográfico: Lietuvos Rytas

Dejan Todorovic. (Lietuvos Rytas)

Galería Noticia

  • Dejan Todorovic volvió a ser una pieza importantísima en el victorioso estreno del Bilbao Basket en la Eurocup. Reportaje fotográfico: Lietuvos Rytas

Bilbao- Con ocho de sus diez jugadores utilizados aportando dobles dígitos en el epígrafe de la valoración y seis de ellos haciendo lo mismo en la faceta anotadora, el victorioso estreno del Bilbao Basket en su nueva singladura por la Eurocup se fundamentó, más que nunca, en una labor coral intachable, de magnífica factura, haciendo gala de una tremenda superioridad cuando el viento sopló de cola y manteniendo con fuerza y temple el rumbo de la aeronave cuando unas ligeras turbulencias amenazaron con poner en peligro un triunfo continental que vale su peso en oro. A los hombres de negro no se les notó el tortuoso viaje al que tuvieron que hacer frente el martes. Actuaron con un nivel de chispa y efusividad al que contribuyó el acierto de Carles Duran a la hora de controlar el tráfico entre el banquillo y la cancha, rompieron el duelo con un parcial de 3-15 en el segundo cuarto para pasar a mandar por 34-48, llegaron a gozar incluso de una ventaja de 19 puntos (36-55) y se recuperaron de una fugaz pérdida de compostura que a punto estuvo de permitir que el Lietuvos Rytas le diera la vuelta a la tortilla (75-79 a cinco minutos del final).

Una vez más, y la tendencia apunta a que no es casual, Dejan Todorovic volvió a demostrar que su crecimiento como jugador, ya apuntado en el tramo final del pasado curso, invita a pensar en él como un jugador con importantes galones. El balcánico, autor de veinte puntos, volvió a ser el mascarón de proa de un grupo humano sólido y compacto en el que su físico y su muñeca, cada vez más dañina, han encontrado un perfecto ecosistema para expresarse cada vez con más naturalidad. Ayer Deki tuvo protagonismo anotador en el demarraje inicial del segundo acto, también en un regreso de vestuarios en el que el conjunto vizcaino se puso en órbita con cinco puntos seguidos suyos y dos tiros libres salidos de su muñeca cortaron el rollo a los de Kurtinaitis con ese 75-79 amenazador. Cada vez más templado en su toma de decisiones, contribuyó también a que el desempeño defensivo del equipo fuera notable y a que la batalla del rebote se decantara del lado visitante: 30-42, con siete capturas con su firma.

A diferencia de anteriores citas, el Bilbao Basket no necesitó ayer un brutal nivel de acierto desde la línea de 6,75 (se quedó en un modesto 27,3%) para llevarse el gato al agua porque su circulación de bola fue magnífica, tanto en velocidad como en precisión, lo que dibujó situaciones de tiro solventes en casi todas las fases de la confrontación. Mickell Gladness, que mantuvo debajo del aro un intenso duelo con un Loukas Mavrokefalidis al que los lituanos buscaron con ahínco, encontró suministro para anotar doce puntos, al igual que Axel Hervelle, muy activo, que aportó trece. Tim Kempton agradeció no encontrar defensas tan severas como en la ACB para destaparse con diez puntos y seis rebotes, Pere Tomàs colaboró con once puntos sin fallo y a Álex Mumbrú le costó más calibrar la muñeca, con una serie de triples errados en el acto final que el Lietuvos aprovechó para recuperar terreno perdido, pero cuando más apretaba el rival sacó a relucir sus galones para poner candado al choque con una penetración de pillo y un certero puñal desde los 6,75. Mención especial merece Shane Hammink. El holandés, titular ayer, no brilló tanto en la parcela ofensiva como en Sevilla, pero cuando un jugador se va a los trece de valoración con solo cuatro puntos anotados es que ha hecho muchas cosas en cancha y casi todas bien. Ese fue su caso -cuatro rebotes, tres asistencias, seis faltas provocadas- y eso es un tesoro para cualquier técnico.

Tanteo y despegue Con el duelo amaneciendo con ritmo y descaro, a los de Kurtinaitis se les vieron las intenciones prácticamente desde el salto inicial: balones a Mavrokefalidis para tratar de hacer daño al juego interior del Bilbao Basket. Pero la buena defensa de Gladness y el acierto ofensivo permitieron a los bilbainos llevar la voz cantante en el luminoso casi desde el arranque. Jimmy Baron, con siete puntos seguidos, lideró el intento de revuelta de los de Kurtinaitis, pero la segunda unidad bilbaina mantuvo alto el nivel de acierto y energía y el 25-26 con el que acabó el acto inaugural no fue más que el preludio de lo que estaba por llegar. Fue, evidentemente, Todorovic el que encendió la mecha. Triples, tiros de media distancia, penetraciones... El balcánico se multiplicó en ataque y a su toque de corneta le siguieron Gladness y Hervelle para que del 31-33 se pasara con celeridad a un notable 34-48. Con los hombres de negro disfrutando en cada acción y haciendo gala de una defensa solidaria, al Lietuvos Rytas se le hizo de noche en ataque. Apenas anotó seis puntos en los nueve primeros minutos del segundo cuarto, pero se las arregló para alcanzar el ecuador de la cita sin perder del todo los papeles (36-48).

Pero un nuevo triple y un mate tras robo de Dejan en un minuto, acompañados por una canasta de Tabu, catapultó a los visitantes hasta un magnífico 36-55. El Lietuvos evitó el K. O. merced al trabajo en las distancias cortas de Mavrokefalidis y a los triples de Baron y el veterano Mindaugas Lukauskis, fugaz hombre de negro en 2013, pero el Bilbao Basket, con un acertado Tomàs, aterrizó en los diez minutos finales con un 59-74 que allanaba mucho su camino. Pero, al igual que en Sevilla, los de Duran volvieron a sufrir un cortocircuito que amagó con dar vida y esperanza al rival. El conjunto vizcaino convirtió sus ataques en un festival de triples sin ton ni son, con Mumbrú y Redivo especialmente desentonados, y descuidó el balance defensivo, circunstancias aprovechadas por el Lietuvos para amagar con revuelta. Llegaron hasta el 75-79, pero no pasaron de ahí. Entre Todorovic, Tabu y Mumbrú pusieron la guinda a una intachable labor coral que permitió arrancar con victoria la nueva singladura europea.

dos más uno

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120