DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El ala oeste

Cicatrices

Por Estíbaliz Ruiz de Azua - Miércoles, 18 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!

LO que sea;yo solo quiero vivir. Esa fue la respuesta, porque esa era la única contestación que en aquel momento podía dar. ¿Qué alternativa le quedaba? Qué se puede responder cuando te dicen que tienes un tumor, que es un cáncer, que te tienen que operar, que lo mejor va a ser quitar toda la mama. Que en unos días habrá que comenzar con el tratamiento, que va a ser duro, que como eres joven y fuerte van a ir con todo el armamento que la investigación ha puesto a su alcance. Que tu cuerpo se va a revolver y va a protestar, que habrá días en los que no podrás con tu alma. Que habrá momentos en los que no te reconocerás, que se te va a caer el pelo. Sí, vale, de acuerdo. Lo que sea;yo solo quiero vivir. Solo son daños colaterales, pérdidas que debía aceptar para evitar un descalabro mayor.

Lo que sea;solo quiero vivir. Son pérdidas que debía aceptar para evitar un descalabro

Y lo anunciado llegó. Llegó la operación y le quitaron uno de sus pechos y comenzó el tratamiento. Líquidos de colores que entraban por su brazo y que corrían por sus venas. Nunca le mintieron, nunca le ocultaron nada. Aquella melena que no le llegaba a los hombros, aquel flequillo que caía hacia su ojo izquierdo se le iba a mechones y no quedó otra que aplicar grandes remedios al que no era el mayor de sus problemas. Sentarse frente al espejo y ver caer melena y flequillo. Comprobar que la estampa que su mente imaginó poco se parecía a esa figura que ahora veía. Constatar que sin su pelo, sin sus cejas, sin sus pestañas había quien no la reconocía. Aprender a ponerse un pañuelo sobre su cabeza pelada, que el invierno es muy frío y que hay ojos que no pueden sostenerle la mirada por no saber qué decir, por desconcierto, por tristeza, por dolor.

Solo son las consecuencias de un fuego amigo que nos hace perder una batalla pero ganar la guerra. Una lucha que deja demasiadas cicatrices. Sin elección, sin lamentos, porque ella solo quería vivir.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120