DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Blockchain, ¿otro catalizador para la evolución digital?

Seguridad en la empresa

POR Juantxu Mateos, Director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

Martes, 24 de Octubre de 2017 - Actualizado a las 12:14h

votos |¡comenta!
Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A. (Nextel)

Galería Noticia

  • Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.
  • Nextel

ES un hecho contrastable que el despliegue previsto para las nuevas tecnologías de la información en la nube, desde el housing de hardware hasta las sofisticadas virtualizaciones de servicios compartidos por distintos clientes, no acaba de materializarse del todo, o cuando menos a la velocidad deseada.

Hasta hace poco, la confianza de las empresas se ha apoyado más en el aislamiento físico y en los perímetros virtuales controlados por ellos mismos. Pero a la larga, estos activos en propiedad y altamente controlados acaban suponiendo una verdadera carga para sus propietarios y gestores. Motivo por el que muchas organizaciones migran del trabajo en silos aislados a sistemas altamente distribuidos.

Esta no tan nueva mentalidad de trabajo colaborativo, cuando se traspasan las fronteras digitales tradicionales, suscita una cierta sensación de descontrol de los activos informáticos. Incluso, aunque se llegase a garantizar el aseguramiento y confianza en los elementos en la nube, siempre quedarán enormes posibilidades de fallos descontrolados. Por ejemplo, por parte de los usuarios, y no porque se trate de una actividad maliciosa per sé, sino porque a veces consideramos preciso romper las reglas establecidas aduciendo efectividad o beneficio a corto plazo. En todo este devenir nos encontramos con el proceso de transformación digital.

Y el alcance de sus objetivos pasa por la apertura a nuevas formas de trabajo, la compartición de infraestructuras comunes, nuevas interconexiones para el intercambio de información, facilitar el acceso de nuestros proveedores o clientes a nuestros sistemas, la provisión de una ventana de servicio ininterrumpida, cumplimiento legislativo más estricto del acostumbrado, etc.

Ante este maremágnum de evoluciones y cambios se nos presenta una nueva tecnología que pudiera bien mitigar un poco la situación de inestabilidad en cuanto a seguridad telemática se refiere. Eso sí, añadiendo otra variable más a nuestra ya compleja fórmula. Me estoy refiriendo a la tecnología Blockchain, una innovación no tan reciente, pues ya existe un precedente de buenas prácticas en entornos financieros para la utilización de las denominadas criptodivisas.

Tal es el caso del onocido Bitcoin, la moneda digital de mayor difusión en el mercado mundial. Esta disruptiva tecnología se basa en una sofisticada base de datos transaccional, cuyos registros son bloques de datos vinculados criptográficamente, formando una cadena con un histórico de récords de datos inmutables e imposibles de desvincular. Dichos bloques circulan a través de Internet, entre un ecosistema de nodos específicos, lo que propicia que la información sea cotejada y aprobada por consenso entre los nodos participantes en cada sesión. Aunque esté basada en tecnologías ya existentes,  los robustos protocolos son sofisticados y utilizan métodos de cifrado para la autorización y autenticación que limitan los derechos de acceso a la información protegida.

Por dichos motivos, podemos afirmar que tiene la capacidad suficiente para transportar cualquier tipo de dato de forma “ligera y segura”. Pero como casi todo en este mundo, no es ni mucho menos una solución perfecta, pues además de no estar exenta de los consabidos ataques y fallos de seguridad, tampoco podían faltar sus incondicionales detractores.

Y aunque un factor clave que determinará el éxito de su implantación es la temporalidad, pues puede que sea un poco temprano para su explotación práctica y viabilidad relacionada, esta tecnología podría representar un acicate para que la deslocalización de los datos y de las infraestructuras no suponga una traba a la hora de trabajar de forma segura en la famosa nube.  

Por otra parte, en medio del ruido ocasionado por ciertos proyectos criptomonetarios, quizá nos cueste discernir cómo la potencia de Blockchain puede llegar a transformar digitalmente numerosos entornos de nuestro tejido empresarial, administrativo y social. No tan sólo el financiero, sino otros como el transporte, cadenas de suministro, legislativo, sanidad, industrial, etc. también son sectores susceptibles para su aplicación directa. Aunque tampoco debiéramos ignorar que una de las mayores trabas radica en la imaginación del ser humano y su resistencia al cambio.

Por no hacer el cuento largo, nos podríamos cuestionar si la fortaleza de los gobiernos está disminuyendo en alguna de sus facetas debido a la enorme influencia de las redes sociales y las tendencias económicas. Quizás a nuestro gobierno le hiciera falta un leve empujón, como el que preconiza el premio nobel Richard Thaler, para impulsar entre otras una iniciativa tecnológica como esta, que propicie ubicar los procesos de sus empresas  en un entorno  más universal y menos centralizado, informáticamente hablando… 


Juantxu Mateos, Director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120