DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Contraste de opiniones en el escenario Blockchain

Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A. - Jueves, 2 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 13:23h

votos |¡comenta!
Nextel

Nextel

Galería Noticia

  • Nextel
  • Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

En el marco de la cuarta revolución industrial, la tecnología Blockchain, o cadena de bloques, nos puede llevar hacia una nueva era de apertura, descentralización e inclusión universal, puesto que se basa en una red global de sistemas que posibilitan el intercambio de información de valor, de forma segura e íntegra, sin la necesidad de una entidad de confianza externa, ni la gobernanza por parte de estados, instituciones o reguladores. Ante este idílico planteamiento, nos encontramos con opiniones y experiencias de las distintas partes interesadas en el tema, alguna de las cuales procedo a comentar.

 

Iniciemos el picoteo por organismos como World Economic Forum, quien en el análisis reflejado en su documento “Realizing the Potential of Blockchain”, sugiere la necesidad de un sistema de gobierno estructurado por niveles, dentro de un contexto general. Esto es, a nivel de plataformas de red, en cuanto a su escalabilidad, garantías de rendimiento y consumo energético se refiere. A nivel de aplicación, más orientada hacia el usuario final. Y por último, a nivel del ecosistema formado por los diferentes agentes, donde identifica la necesidad de orquestar una estructura legal propia, dotada de un órgano regulatorio, y un equilibrio razonable entre los distintos enfoques científicos y los orientados al desarrollo de negocio.

 

Otra organización como ENISA, Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información, califica la implementación tecnológica de Blockchain como beneficiosa para el tratamiento de la seguridad, por los retos que abarca, independientemente de que no difiera de los métodos tradicionales en cuanto a la gestión y la utilización de elementos criptográficos. Aunque su director ejecutivo, Udo Helmbrecht, insiste en que la ciberseguridad debe ser considerada como un elemento primordial en proyectos de este tipo.

Por analogía, podríamos comparar esta tecnología con otras muchas en sus inicios, en lo referente al grado de penetración práctica al mercado. Tal es el caso del protocolo TCP/IP, empleado en las comunicaciones entre ordenadores, y base de lo que hoy en día es Internet. Por cierto, que uno de sus inventores, Vint Cerf, en un email dirigido a la revista Fortune denominaba “hiperbólicos en gran medida” a los prosélitos de Blockchain que hoy en día la reclaman como “el paradigma que cambiará el mundo”. Independientemente de que Vint considere que parte de sus componentes podrán ser utilizados en las nuevas aplicaciones para garantizar su confianza e integridad.

 

Pero, como casi todo en este mundo, las aplicaciones puestas en marcha hasta ahora no son ni mucho menos soluciones perfectas. Motivo por el que no se encuentran exentas de los consabidos fallos de diseño, explotación informática y ataques de seguridad, ni como tampoco podían faltar sus incondicionales detractores. Tal es el caso de Jamie Dimon, presidente y CEO de JP Morgan, quien arremete abiertamente contra la hasta ahora mayor aplicación de Blockchain, Bitcoin, pero por otra parte, ensalza de forma abierta tal tecnología. Hay que reconocer que su empresa, de la mano de la colaboradora Amber Baldet, ha impulsado la Enterprise Ethereum Alliance, que actualmente desarrolla Quorum, una modificación del potente protocolo Ethereum. En esta alianza también podemos encontrar a Microsoft, IBM Corp, CISCO, así como a BBVA, Santander, Tecnalia, entre otras muchas empresas y organismos.

 

En la misma cara de la moneda, caben resaltar las interesantes inversiones de potentes fondos y firmas de Venture Capital (Sequoia Capital, Andreessen Horowitz, Union Square Ventures, LightSpeed y un largo etcétera) en proyectos empresariales donde se involucra la tecnología Blockchain.


Tampoco es ajeno que toda nueva tecnología representa un notable riesgo, son armas de doble filo. Valga como ejemplo el gobierno de Corea del Norte, que está reforzando sus movimientos en Bitcoin, posiblemente y como apunta Bloomberg, para establecer un baipás a las nuevas restricciones impuestas en comercio internacional. A la par, ciertos expertos, como es el caso del fabricante de herramientas de seguridad FireEye, apuntan a conexiones de hackers norcoreanos con el anterior ataque Wannacry y su interés por la utilización de criptomonedas para la posterior conversión, por medio de muy diversos vericuetos en la red, a moneda convencional. Y ya, por cercanía geográfica, otro ejemplo reciente que afecta de forma negativa ha sido la actitud de los reguladores gubernamentales chinos, al prohibir el movimiento de fondos para la nueva divisa digital y paralizar el sistema de intercambio de la criptomoneda Bitcoin, mientras dichas autoridades establecen las reglas para su gestión dentro del país.

 


Es evidente que existen diversos retos técnicos y culturales a la hora de trasladar una tecnología de este tipo a la práctica. Pero también es cierto que podemos aprender de los que tempranamente adoptaron Bitcoin como práctica, por ejemplo, para optimizar y subsanar los errores detectados, así como para sacar provecho de las ventajas competitivas que ofrece en diferentes entornos. Será cuestión de establecer el pertinente reparto de responsabilidades y una adecuada hoja de ruta que regule los ciclos temporales para la puesta en marcha y explotación de tales sistemas. En definitiva, esta tecnología podría resultar clave para que la desubicación de los datos e infraestructuras no suponga una traba a la hora de trabajar de forma segura en la famosa nube.


Juantxu Mateos, director de Desarrollo de Negocio de Nextel S.A.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120