DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El sacacorchos

Trapecistas sin red

Por Jon Mujika - Martes, 7 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!
Columnista Jon Mujika

Galería Noticia

  • Columnista Jon Mujika

HACE unos días murió Pinito de oro,una don nadie para un par de generaciones y la diosa de las alturas en los años cincuenta y sesenta, cuando se movía por los trapecios como pez en el agua, haciendo gala de un admirable equilibrio y llegando a la cumbre en el Hollywood de los circos, el Ringling Brothers and Barnum &Bailey Circus. Pronto también habrá generaciones que no conzocan el circo. Qué no darían hoy los gestores de una empresa, de una ciudad, del entero mundo, por no tener aquellas dotes: equilibrio en su gestión y buen nombre, de esos que se anuncian iluminados con luces de neón.

Los gestores, digo, y los gestionados. Hacen falta muchos trapecistas especializados en trabajar sin red y sin dar un traspiés. No es un arte fácil. No por nada, hay que tener mil ojos para salir airosos de los obstáculos y las dificultades;manos firmes para sujetarse, capacidades para el vuelo (siquiera el de la imaginación...) y cierta presencia. En un tiempo tan distinto al de Pinitoel éxito también entra por los ojos.

Basta con que recorran estas dos páginas para observar la dificultad: hace falta un contrapeso entre la audacia de algunas decisiones -sin ir más lejos, las apuestas por los edificios Beta 1 y Beta 2 o por la llegada del Tren de Alta Velocidad, entre otras...- y la ponderación de otras decisiones de control como las cámaras que van a controlar los automóviles que entren a hurtadillas en el Casco Viejo, tierra de peatones. Un buen ejemplo de cómo se sostienen viejas ideas en un mundo nuevo son los huertos urbanos de Artxanda (han existido desde siempre, desde que Bilbao es Bilbao, huertas en las faldas de sus montes y hoy se valoran como un rasgo de modernidad ecológica, si es que se puede decir así...) o el rescate de la Sociedad Filarmónica, un edificio que tuvo su resplandor en los años de Pinitoy que hoy pasa desapercibido para miles de bilbainos. Lo dicho, ¡pasen y vean, el mayor espectáculo del mundo!

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120