DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El sacacorchos

El tiempo y el silencio

Por Jon Mujika - Viernes, 10 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos |¡comenta!
Columnista Jon Mujika

Galería Noticia

  • Columnista Jon Mujika

pARA toda clase de males hay dos remedios: el tiempo y el silencio. Según aseguran los vecinos de Rekalde, la solución de unos pocos días (que luego fueron unas pocas semanas, más tarde unos pocos meses y ya unos cuantos años...) ya queda obsoleta. Llevan siglos,dicen,conviviendo con una vía rápida que pasa, en algunos casos, a ras de sus ventanas, tan cerca unos de otros como dos enamorados. No les queda paciencia con el reloj. Ni paciencia ni fe. Vamos, que no creen que todo sea cuestión de horas. La apuesta de su esperanza es clara: hay poner tapones a los oídosde las ventanas para poder conciliar el sueño. Una solución parche si se quiere, pero al menos algo.

Sabemos, por uno de esos mantras de Oriente que nos llegan, casi a diario, hasta la puerta de casa, que el silencio del envidioso está lleno de ruidos. No con envidia pero sí con ojitos.Así miran los vecinos de Rekalde y otras zonas afectadas a vecinos de Bilbao que, cientos de metros más allá, degustan el pan del bien ganado descanso sin problemas. No es que amen con locura el silencio, que como bien dijo Francis Bacon (a quien los amigos de las conspiraciones atribuyen la paternidad de los textos firmados por un tal Shakespeare...) es la virtud de los locos. Lo que odian con todo su corazón es el ruido. Hay sonidos como los trinos, canciones o palabras de amor, la contagiosa risa y la sedante melodía, que son bienvenidos. Incluso el trompetista Milos Davis fue capaz de escuchar al propio silencio, “quizá el más fuerte de todos los ruidos”. Pero los escuchamos con deleite. Solo conozco una estirpe que disfrute con el mismo goce el rugido de los motores de automóviles, camiones, autobuses o motos: los amantes de la Fórmula Uno o, qué se yo, de Moto . Y con todo, tengo mis dudas. Si suenan a la una de la madrugada igual ponen el grito en el cielo, otro sonido incomodo. Van a ayudarles a los vecinos con el cierre hermético de sus ventanas y está bien pero... ¿por dónde entrará a sus casas el viento que orea...?

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120