DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El sacacorchos

Lo que nos hace fuertes

Por Jon Mujika - Sábado, 11 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:08h

votos |¡comenta!
Columnista Jon Mujika

Galería Noticia

  • Columnista Jon Mujika

SUPERAR una dificultad nos hace más fuertes, más sabios. Cuanto mayor es el problema, mayor es la gloria, dijo Cicerón, sin ser consciente de lo que iba a ocurrir, siglos después, con los trenes. No en vano, este medio de transporte está condenado a cruzar por nuestro día a día por un páramo sembrado de dificultades, repleto de problemas que han de sortearse cada día con más habilidad. La idea es que suene una alarma que alerte al maquinista para que el conductor vea con claridad los peligros y esquive un obstáculo que intercepta las vías -la señal se recibe también en el puesto de mando, por aquello de que cuatro ojos ven mas que dos...-, dificultándole el tránsito. Todo con el objetivo de que el tren circule con claridad y certeza.

Es bien conocido que basta el instante de un cerrar de ojos para hacer de un hombre pacífico un guerrero pero ese descuido, esa veleidad, no es posible en un conductor de trenes. No puede perder la vista de las vías por las que circula. Es más, ha de exigírsele la vista certera de un halcón de cetrería si se juzga que en sus manos está la vida de los pasajeros. Es por ello que ese pionero sistema de visión artificial, diseñado por la startup Begirale y que acabe de integrarse en el tránsito de los trenes de hoy, aporta seguridad a su conducción, reduce los riesgos. Es buena esa apuesta: la seguridad ciudadana nos transmite tranquilidad en la circulación. Fue Oscar Wilde el que nos dijo que estar alerta es el acierto, he ahí la vida;yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte. Esa vigilancia es la que ahora nos suena como un mensaje agradable. La noticia de que la paz de uno no depende solo de los ojos del conductor sino también de la observación de un máquina inefable nos tranquiliza. No por nada, sabemos que el error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea y nos apacigua que este novedoso sistema impide, en la medida de lo posible, que se apriete el gatillo.

Este sistema de visión artificial aplicado a los trenes muscula el tráfico de los ferrocarriles, lo que serena a los pasajeros. En un tiempo donde la tecnología compite con la condición humana no es desdeñable que la certeza de la máquina comparta la vigilancia con el ojo del conductor. Es más, esa observación rigurosa apacigua a quienes eligen este tipo de transportes y a quienes conviven con ellos en el día a día. Con ella se reducen los temores.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120