DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales. Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
dos gorliztarras

Marilu Laraudogoitia y Fátima Rousse, vidas cruzadas por la dependencia

Las gorliztarras Marilu Laraudogoitia y Fátima Rousse cuidan de familiares dependientes

El pasado viernes, la Mancomunidad de Uribe Kosta les reconoció su esfuerzo y dedicación

Carlos Zárate - Martes, 14 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

votos | ¡comenta!
Marilu Laraudogoitia y Fátima Rousse.

Marilu Laraudogoitia y Fátima Rousse.

Galería Noticia

Urduliz - De manera repentina o de forma gradual, hay personas que se encuentran con la necesidad de readaptar o incluso cambiar por completo su vida como consecuencia de tener que hacerse cargo del cuidado de un familiar dependiente. A partir de ese momento, lo que hasta entonces podía ser considerado como tiempo libre pasa a desaparecer. Una gran parte del tiempo que antes dedicaban a otras actividades, ahora es en exclusiva para un ser querido. Se convierten en su respaldo, su sostén. Una atención impagable para aquellas tareas que ya no pueden realizar por sí mismos. Esta situación la conocen bien Marilu Laraudogoitia y Fátima Rousse, dos gorliztarras que vieron cómo a partir de un momento determinado, sus vidas cambiaron.

“Nos hemos perdido lo mejor de nuestras vidas. Cuando pensábamos que teníamos todo planificado para disfrutar y viajar después de jubilarnos, nos llegó la enfermedad de nuestros maridos. Los Patxis como decimos entre nosotras cariñosamente”, relata Marilu. A pesar de compartir municipio, no se conocían previamente. Sin embargo, el pasado viernes tuvieron la oportunidad de charlar y compartir experiencias, además de conocer otros casos similares a los suyos, con motivo del homenaje que brindó a las personas cuidadoras, el departamento de Bienestar Social de la Mancomunidad de Uribe Kosta, que homenajeó a 38 personas de la comarca. La iniciativa partió del programa Zainduz, de apoyo a familias cuidadoras de personas en situación de dependencia. En concreto, el objetivo de este reconocimiento fue destacar y reconocer socialmente la labor y la entrega diaria de quienes cuidan. Con ese fin se abrió la posibilidad de que la ciudadanía presentará sus nominaciones para dicho homenaje, introduciendo sus propuestas en las urnas colocadas en espacios públicos, para así finalmente entregar los reconocimientos.

“Nos hemos emocionado mucho al ver a personas que están en nuestra misma situación o muy parecida”, indica Marilu. “Me he emocionado al recibir el diploma por el reconocimiento a la soledad del cuidador”, detalla Fátima.

En el caso de Marilu, su vida cambió cuando tenía 49 años. “A mi marido le dio un derrame cerebral. Tuve que pedir la reducción de jornada laboral y luego la excedencia”, rememora. Actualmente, lleva quince años cuidando de su marido y ahora reconoce que la situación “está más controlada porque su dedicación ya es exclusiva”. Pero los últimos años no han sido un camino de rosas. “Malamente me he jubilado. En 2002 no existía la Ley de dependencia. Tuve que volver a trabajar a los 63 años para poder jubilarme. Al final, tiré para adelante”, prosigue.

Similar es la situación de Fátima Rousse. “En mi caso, la vida me cambió cuando tenía 40 años. A mi marido le detectaron esclerosis múltiple, una enfermedad que es progresiva. Llevo 22 años cuidando de él”, relata. Después de trabajar “33 años y medio” se jubiló con sesenta. “Es mi primer año de jubilación y ahora la situación es mejor porque antes tenía que trabajar por la mañana y por las tardes cuidar a mi marido”, sostiene. Además, su vida también exigió importantes cambios. “Tuve que cambiar de casa a una que estaba mejor adaptada, cambiar el baño, etc. Menos mal que la familia también me ayuda”, explica. Sin embargo, por encima de todas las dificultades, hay una que es la que más sacrificio le supone. “Echo de menos salir a pasear con mi marido. Veo a otras parejas y me da envidia. Y eso que Gorliz está muy bien adaptado para andar con la silla de ruedas”, concluye.

votos | ¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Eskuinaldea

ir a Eskuinaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • © Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120