DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
El ala oeste

Cuento de Navidad’17

Por Estíbaliz Ruiz de Azua - Miércoles, 20 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

votos |¡comenta!

NO podría decirse que era de esas que la amaban sin reparo alguno, pero tampoco de las que la odiaban. No era de todo o nada. No todo era fijo e inmutable, no todo era seguro, ni siquiera los afectos y las querencias, pero reconocía que esas fechas le provocaban una cierta alegría interna y no sabía decir el porqué. Lo cierto es que a veces había renegado de todo lo que la Navidad traía consigo: de los compromisos, de sus exigencias, de las aglomeraciones, del no llegar. Pero quizás por todo eso o quizás porque se acordaba de aquellas otras navidades, cada año encerraba bajo llave al Ebenezer Scrooge del cuento de Dickens que peleaba por hacerse con su ánimo y cedía ante lo que estaba por llegar.

A veces había renegado de todo lo que la Navidad traía consigo: compromisos, exigencias, aglomeraciones...

Aquellas navidades. Aquellas en las que un gran árbol con sus luces y su espumillón aceptaba que su vida duraría lo que duraran las fiestas. Aquellas que comenzaban con un soniquete que escuchaba desde la cama, todavía en un duermevela. Números y premios que una radio, siempre encendida, iba escupiendo con la ilusión de que algo podía cambiar. Aquellas navidades de nieve en la calle y de calor en la cocina. Nochebuenas de sabanas tan frías que parecían mojadas. De compota y de olores;de orejones, pasas, ciruelas, higos y canela cociéndose a fuego lento en una esquina de la chapa. De su madre entre pucheros. De su abuela, tranquila, cariñosa. De su abuelo, pendiente de la hora y del parte que marcaba el comienzo de la cena. De anuncios de muñecas que se dirigían al portal, de turrones e hijos que volvían a casa por Navidad. De luces en las calles, de castañas que calentaban las manos.

Lo cierto es que a veces había fantaseado con la idea de dejar todo y marcharse. Pero quizás por esa tarde de chocolate y charla o quizás porque era la coartada perfecta para ver las películas más ñoñas, merecía la pena, un año más, dejarse llevar por Navidad.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120