DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Tribuna abierta

El ‘caso De Miguel’ edo Euskal Zirko Ttipia

Por Iñaki San Juan Bilbao - Lunes, 8 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

votos |¡comenta!

OCHO largos años de preproducción del espectáculo. Miles y miles de páginas de instrucción. Ya se sabe que para que un sumario judicial tenga caché necesita apilar ingentes cantidades de folios, por mucho que la gran mayoría no sean sino copias y más copias de insignificantes documentos, como prueba del extenuante nivel burocrático imperante en la justicia española.

Se calcula en varios millones de euros el costo de la instrucción. A los que hay que sumar el ingente gasto que han supuesto las comisiones de supuesta investigación parlamentaria auspiciadas por Bildu-PSOE, cuyas vagas conclusiones -no vaya a ser que les salpiquen- no les ha interesado aplicar. Ingentes recursos públicos malgastados de los que nadie se hará responsable.

Pero, desgraciadamente, los espectáculos circenses en Euskadi nunca han tenido el boato y pompa de los españoles. Será por un problema de economía de escala o por una especie de jesuítico ascetismo material propio del pueblo vasco... Pese a las expectativas generadas, pese a los recursos públicos derrochados, no parece que esta vaya a ser una excepción. Aun habiendo sido bautizado, por mor de la obsesión de algunos de encontrar en Euskadi algún caso de corrupción de dimensiones hispánicas, como “el mayor caso de corrupción de Euskadi”, debemos prevenir al espectador para que no se haga ilusiones, no vaya a ser que se cree expectativas que no vayamos a poder cumplir. Porque esta, señores y señoras, ladies and gentlemen, es una producción artística humildemente vasca:

En este circo no habrá por tanto animales exóticos, de pomposos títulos nobiliarios y vistosos colores, que realicen increíbles movimientos coordinados por algún famoso letrado-domador. Los enjaulados serán personas normales, trabajadores de humilde nómina, autónomos... que tendrán que pedir a sus familiares que recojan a sus niños en la ikastola mientras son paseados por la pista de los juzgados.

Tampoco tendremos espectáculos de proyección internacional, financiados con cuentas en paraísos fiscales, Panamá, Suiza, Islas Caimán... Todos ellos serán términos ajenos a esta producción circense.

“Vengan pequeños y grandes / y no olvidarán jamás / el fabuloso programa / que les vamos a servir, / anímense, no lo duden, / que se van a divertir...” (Ocupen su localidad, Sabina)

Ni habrá fuegos artificiales o confetis sufragados por empresas especializadas en montajes de grandes bodas y mítines electorales.

Payasos tampoco se esperan. Algún que otro periodistilla aficionado a la sobreactuación y poco más. No hay caché suficiente para que clowns estilo Inda, Marhuenda o Manos Limpias... se interesen por el espectáculo.

A lo sumo, veremos algún número de contorsionismo pseudo-jurídico, intentando demostrar la existencia de una supuesta asociación criminal surgida para no se sabe qué propósito, dado que en el patrimonio de los encausados no aparecen irregulares lucros por lado alguno. Olvídense por tanto de chalés, coches o regalos de lujo, tarjetas blacks, cajas fuertes repletas de billetes de 500 euros o similares elementos propios del atrezzo del género.

Respecto al número de trapecio, estaba en el guion, pero se ha tenido que desechar. El hecho de no poder contar, siquiera a nivel indiciario, con un supuesto entramado clientelar auspiciado por partido político alguno, ha sido un hándicap insalvable. Ya se sabe que en los tiempos modernos los trapecistas no trabajan sin red.

Número de ilusionismo judicial tal vez. Esta puede ser la baza. Una injustificada petición de exageradísimas penas, aderezada con un buen programa de mano compuesto de filtraciones (periodismo de investigación, lo llaman algunos) y algún que otro titular puede que colme las expectativas del aburrido espectador.

Esperemos que así sea, porque en caso contrario, y dado el nivel de los espectáculos imperantes en el entorno hispánico, el abucheo del público estará garantizado.

Pese a todo y reconociendo mi debilidad por el viceversa de Sabina, termino: “Ocupen su localidad, / y presten todos atención, / que a punto está de levantarse / ...el telón”.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120