DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Josune Ariztondo Directora de la Fundación Bilbao 700 - III Millenium

“Al nacer DEIA había una necesidad sentida durante muchísimos años y un deseo de leer otra prensa”

Lunes, 5 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

votos |¡comenta!
Josune Ariztondo espera que en el futuro DEIA apueste por el euskera y la cultura.

Josune Ariztondo espera que en el futuro DEIA apueste por el euskera y la cultura. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

  • Josune Ariztondo espera que en el futuro DEIA apueste por el euskera y la cultura.

Hoy en día Josune Ariztondo dirige la Fundación Bilbao 700-III Millenium. Es la institución a la que ha llegado después de una dilatada carrera dedicada mayormente a la educación, el euskera, la cultura y el deporte. Ha sido protagonista en infinidad de páginas e informaciones de DEIA y ahora, con motivo del cuadragésimo cumpleaños del diario, comenta diez portadas a modo de repaso histórico.

8 de junio de 1977
Nacimiento del primer periódico vasco, DEIA

Para DEIA nacer no fue fácil. El contexto social y político no era el más propicio y así quedó plasmado en su primera portada. Es una de las cosas que destaca Josune Ariztondo en la primera portada que ha elegido para repasar los cuarenta años de historia del diario. “DEIA quiso salir una semana antes, pero les pararon la rotativa y no pudo ser”, recuerda, “y cuando salen, lo hacen con un texto de disculpa en euskera y castellano, lo que era entonces otro hito. Ver esto en 1977 era muy llamativo. Y luego está el tema del excarcelamiento. Es de los pocos días en los que se pudo decir que no había un preso por política en las cárceles”.

Para la creación de DEIA fue indispensable la aportación económica de miles de particulares. En la calle había demanda de un medio nuevo: “Había una necesidad sentida durante muchísimos años y un deseo de leer otra prensa. Si alguien decía algo entre líneas cantando, le prohibían un recital. La gente que esperábamos a DEIA y que no teníamos muchos medios, lo que hicimos fue comprar muchos ejemplares”.

Tras cuatro décadas en los kioscos, Ariztondo le pide a DEIA que no se olvide de sus dos pasiones: “Le pido más presencia del euskera y una incursión más profunda en el ámbito de la cultura. Creo que la cultura es uno de los alimentos más importantes para la cohesión social, lo mismo que el euskera, porque la integración y la convivencia entre diferentes vienen del reconocimiento. Las raíces de ese reconocimiento, en gran parte, están en la cultura”.

1 de junio de 1980
Homenaje y despedida de un mito: Iribar

Josune Ariztondo viaja en el tiempo a través de las portadas de DEIA y aterriza en San Mamés. Bajo el mítico arco se despedía en 1980 a una leyenda: José Ángel Iribar. “Fue un hombre que en aquellos tiempos estaba siendo muy machacado por la prensa oficial española”, lamenta la actual directora de la Fundación Bilbao 700-III Millenium, “pero aquí era todo lo contrario. Su buen hacer, su buen carácter y su vasquismo nos emocionaba”.

Al margen de la buena sombra de El Txopo, Ariztondo recuerda de aquel día un gesto que hacía más grande al guardameta zarauztarra: “El dinero que le iban a dar en ese homenaje se iba a destinar a hacer un diccionario euskera-castellano, que hizo Elhuyar. Fue realmente emocionante”. Treinta y siete años después, la misión de defender la portaría del Athletic recae en un jovencito llamado Kepa Arrizabalaga, lo que enorgullece a Josune Ariztondo, natural de Ondarroa como el guardameta.

Además de su fútbol, Iribar dejó para la historia imágenes como la protagonizada en Atocha portando una ikurriña. Ariztondo echa en falta que los deportistas de hoy en día se involucren más en causas sociales: “Hay actitudes que en el mismo deporte se pueden denunciar o promover y que tienen un reflejo muy importante. Las actitudes machistas, las antihomofóbicas, el uso del euskera, el amor a la pluralidad y la integración social... Los deportistas, sobre todo en los deportes que arrastran masas, son muy conscientes de la repercusión que tienen sus actos. Sus actitudes y mensajes, a veces explícitos en palabra y otras veces con su propia actitud, son un ejemplo en ese sentido para lo bueno y para lo malo. Es importante que los deportistas y las personas de referencia se mojen”.

31 de diciembre de 1995
Acuerdo de cooperación entre HABE y AEK

En su época como directora general de HABE, vivió la firma de un histórico acuerdo con AEK que ponía punto final a una larga polémica. “Hasta esa fecha, AEK era un movimiento que había empezado con la alfabetización de adultos en torno a Euskaltzaindia. Pero en los noventa Euskaltzaindia estaba ocupando su lugar como academia de la lengua vasca y el Gobierno vasco se había hecho cargo de la coordinación y dirección de la alfabetización de adultos y profesores”, describe Josune Ariztondo, “AEK quedó como una serie de grupos que llevaban la vida por su cuenta y reclamaban recursos y ayudas económicas, pero eso exigía homologación de profesores y salir a la luz”.

El acuerdo desatascó el escenario y favoreció una homologación vigente hasta nuestros días: “La solución fue apostar por la vía de la homologación, por la vía de la titulación de profesores, por la vía de enganchar los profesores a los derechos que cualquier trabajador tiene, que en aquel tiempo no tenían. A partir de entonces AEK es un grupo, una marca de euskaltegis, importante, homologada y que funciona en la alfabetización de adultos como todos los euskaltegis”.

4 de diciembre de 1999
Concentraciones por el fin del pacto de Lizarra

A finales de 1999 la sociedad vasca se llevó un revés al anunciar ETA que ponía fin a una larga tregua. Ariztondo recuerda bien aquel día por varios motivos. “Por un lado, ese 3 de diciembre empezamos a celebrar desde el Gobierno vasco el día internacional del euskera porque supimos que en el exilio se había empezado a celebrar ese mismo día en 1949, por lo que retomábamos la iniciativa cincuenta años después”.

Aquel día Ariztondo se encontraba en el Palacio Euskalduna con representantes del Gobierno de Quebec, con quien habían firmado un acuerdo sobre investigación lingüística, cuando recibió la pésima noticia: “La tregua había durado mucho tiempo y no nos lo creíamos. Recibimos también una convocatoria de Ibarretxe, que nos pedía que estuviésemos donde estuviésemos, saliéramos a la calle para hacer una concentración. Interrumpimos el congreso y salimos a la calle. Como era la primera vez que una tregua era tan larga, no nos lo podíamos creer. Así era la historia”.

23 de febrero de 2000
Asesinato de Fernando Buesa y Jorge Díez

Tras aquel anuncio llegaron años duros, de atentados sangrientos que sembraron con muertos de nuevo las calles de Euskadi. Ariztondo recuerda con especial dolor el asesinato de Fernando Buesa y su escolta Jorge Díez: “Una muerte siempre es terrible. La de Buesa fue terrible porque mataron a dos hombres inocentes y en segundo lugar porque Buesa era un puntal político de un partido de Euskadi con historia y recorrido democrático. En tercer lugar, yo era viceconsejera de Política Lingüística hasta muy poco antes y el día en que yo fui al Gobierno a recoger mis últimas cajas, porque ya estaba en el EBB, oí el bombazo perfectamente”.

Desde entonces Ariztondo siempre intenta poner en valor un gesto del propio Fernando Buesa. “Siendo él vicelehendakari, negociamos el segundo plan de normalización del euskera de los funcionarios. Negociamos con las personas responsables del PSE, del PNV y yo, como responsable de Política Lingüística. Pocas veces he escuchado un discurso más potente que el de Buesa defendiendo la necesidad de que los funcionarios pudiesen atender en las dos lenguas de la comunidad autónoma a las personas que fueran a pedir sus servicios. Tengo ese recuerdo. Fue de agradecer el discurso que hizo sabiendo desde qué posición ideológica lo hacía”.

14 de mayo de 2001
Reelección de Ibarretxe como lehendakari

El inicio del milenio trajo unos meses de división en la sociedad vasca. Esa tensión alcanzó su máxima expresión en las elecciones vascas del 13 de mayo de 2001. “Fue después de una campaña brutal. Aquello fue terrible”, explica Josune Ariztondo, “PP y PSE hicieron un frente tremendo con Mayor Oreja y Nicolás Redondo Terreros. Recuerdo que se mintió tanto y se falsearon tanto los datos, que los periodistas de RTVE, en la desconexión de Euskadi, hicieron un plante porque no querían leer una información que les habían pasado sobre unos resultados de un sondeo”.

En esa campaña, tal y como recuerda Ariztondo, se quiso hacer creer que la abstención no era vasquista. “PP y PSOE querían que votara mucha gente porque, según ellos, habían tenido miedo a votar en anteriores elecciones. Hubo un 80% de participación y el triunfo del PNV fue brutal. Me acuerdo que al día siguiente en la mesa del EBB no cabíamos del gozo”.

25 de julio de 2007
La comisión gestora de Ondarroa

Fueron otras elecciones, en este caso municipales, las que originaron otro escenario mucho más complicado e incómodo. La ilegalización de Euskal Herritarrok desencadenó que en Ondarroa no se pudiese formar gobierno, por lo que el pueblo natal de Josune Ariztondo estuvo dos meses sin nadie al timón. “El PNV se ofreció para constituir el ayuntamiento solamente con los electos que hubieran salido contando como válidos, que no lo eran, los votos de EH”, detalla la actual directora de la Fundación Bilbao 700-III Millenium. Llegó un momento en el que se veía que no se podía constituir el Ayuntamiento y hubo que recurrir a una comisión gestora: “La ley atribuye a la Diputación la capacidad de, siguiendo los porcentajes que han salido en relación con cada partido, encargar a una gestora que gestione el día a día del Ayuntamiento. Vista esa situación, tú puedes traer una gestora encargando a cuatro señores que vayan allí, o puedes intentar que el gobierno fuera con la gente más próxima posible a Ondarroa. Yo era secretaria del EBB y me pareció que yo no podía proponerle a nadie del partido de Ondarroa ir en nombre del partido a la gestora. Pensé que lo que me correspondía era dar el callo yo misma”. Y, efectivamente, se presentó voluntaria.

En ese contexto la comisión no lo tuvo fácil para hacer su trabajo. “La gestión tenía su complicación por la parte política, porque a la gestora no se le reconocía”, lamenta Josune Ariztondo, “había algunos que sí y otros que preferían el no gobierno de Ondarroa para que quedase claro que aquello era ingobernable si no era con algunas personas. Realmente fue duro para la familia en algún caso. Tuvimos que aguantar algunos exabruptos. Pero también había gente que, sin ser de tu mismo color político ni siendo cercana en lo personal, también nos apoyó en momentos que sufrimos persecución personal”.

1 de diciembre 2007
Toma el cargo de diputada de Cultura

En diciembre de 2007 José Luis Bilbao llama a Ariztondo para entrar en la Diputación. Aceptó la nueva responsabilidad de buen grado y su primer trabajo fue “conocer muy bien cuáles eran las competencias de la Diputación en cultura, juventud, deportes y euskera” para poder sacar el mayor provecho posible del entramado institucional de Bizkaia. Echando la mirada atrás, reconoce que se encontró “contenta y escuchada trabajando con José Luis Bilbao”. “Mi objetivo era colaborar en todo lo posible con otras instituciones y trabajar en hacer un hueco a la Diputación en sus competencias en esas áreas”.

De su paso por la Diputación destaca que tuvo que finalizar proyectos que ya estaban en marcha cuando ella llegó al cargo, como el Frontón Bizkaia o el Bilbao Arena. “Me tocó culminar lo que la diputada anterior había comenzado”, señala, “cuando llegas a una institución es bueno no olvidar que trabajos que tú inicias los concluirán otros, igual que tú culminas lo que otros iniciaron”.

20 de marzo de 2011
Inauguración del Frontón Bizkaia

Siendo diputada, efectivamente, Josune Ariztondo vivió en primera fila la inauguración del Frontón Bizkaia. “Bilbao se merecía un frontón de mano y Bizkaia se merecía un frontón nuclear de mano”, asegura la ondarrutarra.

No faltaron voces de protesta ante la creación de una instalación de esas características en tiempos difíciles, pero Josune Ariztondo defiende que todo tiene su momento: “Cuando tienes la responsabilidad exclusiva de las infraestructuras, tienes que esperar a tiempos de bonanza y en ese tiempo de bonanza se empezó el frontón. Se terminó cuando teníamos el agua al cuello. Creo que hacía falta y la experiencia está demostrándolo. Cuando la gente dice del cemento y eso, yo digo que Euskadi ha vivido muchos años con espacios muy inadecuados para el deporte, la cultura o el euskera. A mí me enorgullece que el BEC acoja la final de bertsolaris, o se juegue una final de pelota en Bilbao. Las grandes infraestructuras no son cemento que dejas ahí. Son espacios que las instituciones públicas ponen a la disposición de la vida social. Esto está hecho para las personas, al igual que el Arriaga o el Euskalduna o que un hospital o una residencia. Es evidente que un hospital es más importante que un frontón, pero vamos a ir poniendo las prioridades como prioridades y las que no lo son tanto, que estén en una fila para que les llegue su momento. Y a esto le llegó su momento ya casi en el culmen de la necesidad”.

4 de diciembre de 2014
Firma del acuerdo con el Guggenheim

En su repaso a los cuarenta años de DEIA, Josune Ariztondo quiere poner el foco sobre el acuerdo alcanzado en 2014 con el Guggenheim. “Lo pongo en valor porque el acuerdo firmado en 1994 con el Guggenheim expiraba”, explica la exdiputada de Cultura. Indica que “había que recopilar todo lo que el museo de Bilbao había aprendido en este tiempo. Se evalúa todo eso y se decide que el museo de Bilbao es, con datos objetivos, un museo de referencia en el propio grupo que lleva el nombre Guggenheim. Se decide que la marca es prestigio, es referencia de arte, y que nos interesa seguir con la marca. Pero también se decide que Bilbao ha adquirido un prestigio propio dentro del grupo y que tiene que hacerlo valer”.

Las instituciones vascas negociaron con esos parámetros y lograron un acuerdo por veinte años. “Sigue siendo el museo exclusivo para Europa”, se felicita, “cualquier Guggenheim que se quisiera abrir en Europa tendría que ser con el permiso del museo de Bilbao, se consigue que la colección Guggenheim en adelante ponga dos grandes muestras con sus fondos más importantes en esta ciudad. Se consigue también, entre otras cosas, becas para que estudiantes vascos hagan estancias en Nueva York. Y todo eso para veinte años, dando un descanso y una estabilidad importante para el museo”.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120