DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

Constitución y Estatuto: dos normas que siguen sin vertebrar a Euskadi

España saltó de la dictadura a la democracia mediante la Carta Magna e integró a Euskadi dotándola de un autogobierno todavía incumplido

IMANOL FRADUA - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 16:15h

Jóvenes celebrando el Estatuto de Gernika en La Casilla.

Jóvenes celebrando el Estatuto de Gernika en La Casilla. (RUIZ DE AZUA)

Galería Noticia

  • Jóvenes celebrando el Estatuto de Gernika en La Casilla.

BILBAO. Fallecido el caudillo Franco en 1975, pero dejando bien atada la cuestión de su sucesión con la vuelta de la monarquía, España tomó la vía reformista para pasar de un régimen franquista a una democracia parlamentaria. La Constitución, aprobada en 1978, fue el eje vertebrador de un proceso que dio paso a la creación del Estado de las autonomías sin saltarse, eso sí, la “indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible”. Pero esencialmente puso en juego las reglas políticas que llegan hasta nuestros días. El encaje de Euskadi, cuya población dio la espalda a su aprobación en referéndum con un 55% de abstención, fue uno de los muchos caballos de batalla a los que hubo que hacer frente. La tortuosa elaboración Carta Magna, de hecho, generó amplias disensiones que a día de hoy no están resueltas. Sus costuras siguen necesitando de remiendos para adaptarse a las nuevas circunstancias.

A la CAV y Nafarroa les fue reconocido un estatus especial a la hora de respetar los derechos históricos de los territorios de espíritu foral. Sin embargo la reclamación de unirse bajo un territorio común fue desechada. La respuesta fue introducir la Disposición Transitoria Cuarta que establece un procedimiento de incorporación de la Comunidad foral a Euskadi. Esta situación, unida a la escasa identificación que las formaciones abertzales tenían con el proceso de creación de la Carta Magna, hizo que la consulta para su aprobación tuviera la más baja participación en el Estado. De los cuatro de cada diez vascos que votaron, un 69% lo hizo a favor y un 23% en contra. Fue un 6 de diciembre de 1978, toda vez que Congreso y Senado habían refrendado previamente el texto normativo.

Pero los movimientos entorno a la Constitución habían arrancado mucho antes para los colectivos políticos vascos, capitalizados principalmente por el PNV y KAS (Koordinadora Abertzale Sozialista). Y comenzaron lejos de Madrid, al otro lado de la muga del Bidasoa. En las conversaciones de Txiberta, en Angelu, en las que se trató de fijar una posición unitaria de cara a las primeras elecciones democráticas de 1977 y el Estatuto de Gernika y el Amejoramiento navarro, aunque en el trasfondo flotara la necesidad de dar una solución política a las reclamaciones abertzales. Experimento fallido a pesar de reunirse semanalmente durante un mes, Txiberta reunió a PNV y KAS (EHAS, LAIA y EIA), junto a otras formaciones como ESB, ES, ANV, EKA y ESEI, muchas de las cuales acabarían integrándose en Herri Batasuna junto a Koordinadora Abertzale Sozialista. También acudieron representantes de ETA militar y ETA político-militar, al igual que un colectivo de alcaldes.

Fracaso de Txiberta

Las discrepancias entre los participantes en las rondas de contacto dinamitaron lo que pudiera haber sido un frente de acción común impulsado desde el comienzo por Telesforo Monzón. Así, cada uno fue por su lado. Tanto que la izquierda abertzale no participó en los comicios generales, pero tampoco en la consulta para la aprobación del Estatuto de Autonomía. El PNV acudió a ambos. La norma institucional básica para la CAV, que tuvo un respaldo del 90% con una participación del 58% el 25 de octubre de 1979, regula instrumentos de autogobierno básicos como el Cupo y el Concierto Económico. Casi cuatro décadas después, con innumerables transferencias pendientes -cifradas por encima de la treintena-, la Euskadi creada bajo la Constitución y el Estatuto busca un nuevo acomodo, con los partidos nacionalistas mirando a la creación de un Estado propio.

Herramientas de Contenido


Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120