DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

El cierre de AHV marca el declive del acero

En julio de 1996 salió la última colada de un horno alto vasco, una empresa que llegó a contar con 14.000 trabajadores pasó a la historia

X. AJA - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 19:45h

Galería Noticia

  • Deia: 40 años informando sobre economíaReproducir
  • Los trabajadores de AHV fueron andando hasta Madrid pero no lograron salvar la empresa.

BILBAO. El sector siderúrgico vasco ha sido el exponente más claro de la industrialización de Euskadi iniciada a finales del siglo XIX. De su expansión hasta mediados de los años sesenta del siglo XX y de su declive es buen ejemplo la empresa Altos Hornos de Vizcaya (AHV), cuyo cierre fue el símbolo del fin de una época de la industria del acero en el País Vasco

En el verano de 1996, en julio, se apagó el último horno alto de la compañía siderúrgica en Sestao. El María Angeles, una instalación que entonces contaba con cerca de 30 años de vida. Con el cierre del citado horno de Sestao se apagó la siderurgia integral en Euskadi, -se siguió produciendo acero pero mediante la fundición de chatarra en hornos eléctricos-, y con él acabó la historia de AHV. La empresa más importante de la margen izquierda del Nervión se vió obligada a desaparecer. El cierre de los hornos anunciado por las sucesivas reconversiones industriales no pilló por sorpresa a nadie.

La denominada Marcha de hierro de obreros siderúrgicos vascos y asturianos desde la Cornisa Cantábrica a Madrid en 1992 y que levantó la admiración de los que entonces veían con buenos ojos al movimiento obrero tradicional sólo sirvió para que los trabajadores afectados mejorasen las condiciones de sus despidos y jubilaciones pero no para salvar la empresa. La larga agonía de AHV había preparado a los vecinos y a los trabajadores para el simbólico final del María Angeles. Los usuarios del tren de Renfe de Santurce a Bilbao que bordeaba la fábrica dejaron de ver la salida incandescente de las colada de arrabio.

AHV llegó a contar con 14.300 trabajadores en 1969, toda un pueblo, y en el momento del cierre todavía contaba con unas 1.800 personas en plantilla.

Pero el cierre de la cabecera fue también el punto final de un modelo de formación que con el tiempo se ha demostrado idóneo. La mayo ría de los trabajadores de AHV se había formado en la escuela de aprendices de la empresa, un magnífico adelanto de la Formación Profesional dual actual.

 La voladura posterior de las instalaciones poco aportó, más allá del impacto gráfico, a la historia de una compañía fundada en 1902 por la unión de Altos Hornos de Bilbao, La Vizcaya y La Iberia y presidida por Tomás de Zubiria Ybarra. Los más de un millón y medio de toneladas de acero que elaboraba AHV al año dejaron sitio a una moderna, miniacería eléctrica, la ACB capaz de producir lo mismo con sólo 400 trabajadores. Pero esto es otra historia.


Herramientas de Contenido


Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120