DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

El frustrado pacto de Lizarra-Garazi

La ruptura de la tregua por parte de ETA acabó por dinamitar los acuerdos allí alcanzados por las fuerzas vascas

JAVIER NÚÑEZ - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 16:59h

Foto del atentado que acabó con la vida de Pedro Antonio Blanco.

Foto del atentado que acabó con la vida de Pedro Antonio Blanco. (TEINTERESA.ES)

Galería Noticia

  • Foto del atentado que acabó con la vida de Pedro Antonio Blanco.

BILBAO. Si las conversaciones de Txiberta se convirtieron en un primer intento de convergencia de las fuerzas vascas , intento que se frustró sin echar a andar siquiera, el segundo gran intento, con el que se pretendía alcanzar un panorama de paz, tuvo como escenario la Casa de Fray Diego de la localidada navarra de Lizarra. El acuerdo fue suscrito el 12 de septiembre de 1998 por los partidos PNV, Herri Batasuna, Eusko Alkartasuna, Ezker Batua, Zutik, Ba-tzarre, Abertzaleen Batasuna;los sindicatos ELA, LAB, EHNE, ESK-CUIS, STEE-EILAS, Ezker Sindikala, Hiru;y organizaciones sociales como Gogoa, Gestoras Pro-Amnistía, Senideak, Bakea Orain, Elkarri, Egizan, Herria 2000 Eliza, Gernika Batzordea y Autodeterminazioaren Biltzarrak.

Se trataba de aplicar a Euskadi el proceso de paz llevado a cabo en Irlanda del Norte, teniendo en cuenta los rasgos específicos de Euskal Herria. Así, se señalaba que “siendo distintas las concepciones que existen sobre la raíz y permanencia del conflicto, expresadas en la territorialidad, el sujeto de decisión y la soberanía política, éstos se constituyen en el núcleo de cuestiones fundamentales a resolver”. Asimismo, los firmantes señalaban que “la resolución política solo puede plasmarse a través de un proceso de diálogo y negociación abierto, sin exclusiones respecto a los agentes implicados y con la intervención de la sociedad vasca en su conjunto”.

El proceso que para la resolución del conflicto se especificaba en el Pacto de Lizarra tenía varios pasos. En la fase preliminar se señalaba que en el proceso de diálogo y negociación no se exijieran condiciones previas infranqueables para los agentes implicados.

La negociación debía ser global, en el sentido de abordar y dar respuestas a todas las cuestiones que constituyen el conflicto así como a las que son consecuencia de éste. Y por lo que respecta a la fase resolutoria, el acuerdo señalaba que “el proceso de negociación y resolución propiamente dicho, que lleva implícitos la voluntad y el compromiso de abordar las causas del conflicto, se realizaría en unas condiciones de ausencia permanente de todas las expresiones de violencia del conflicto”.

Por último, se señalaba que “el acuerdo de resolución no contendrá escenarios cerrados y de carácter definitivo, sino que posibilitará marcos abiertos donde puedan tener cabida nuevas fórmulas que den respuesta a la tradición y aspiraciones de soberanía de las ciudadadanas y ciudadanos de Euskal Herria”.

Fin a 14 meses de tregua La firma del acuerdo de Lizarra propició un alto el fuego por parte de ETA, una tregua que se alargó por espacio de un año. Sin embargo, en noviembre de 1999, la organización armada abría de nuevo todos sus frentes y acusaba al PNV y a Eusko Alkartasuna de haber mostrado más interés en acabar con la actividad armada que en luchar en favor del soberanismo en Euskal Herria.

Tuvieron que pasar dos meses, pero ETA cumplió su palabra y el 21 de enero de 2000 volvió a atentar. Asesinó mediante la colocación de un coche bomba al teniente coronel Pedro Antonio Blanco en la calle Pizarra de Madrid cuando acababa de salir de su domicilio y esperaba la llegada de un vehículo oficial en una zona residencial militar. Blanco tenía 47 años, estaba casado y tenía dos hijos. Con este asesinato se rompía un periodo de 14 meses sin atentados.

La ruptura de la tregua supuso también a la postre la ruptura de Udalbiltza como asociación de electos municipales que se había constituido en enero de 1999. En un principio estaba integrada por electos de PNV. Eusko Alkartasuna y Herri Batasuna, pero tras la ruptura de de la tregua por parte de ETA solo los electos afines a la izquierda abertzale continuaron en Udalbiltza.

Herramientas de Contenido


Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120