DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Xabier Sagredo presidente de la fundación bbk

“La Fundación BBK tiene la K de Kutxa, pero sigue siendo Bilbao Bizkaia y todo lo que se haga redundará en Bizkaia”

Un reportaje de Aner Gondra - Miércoles, 7 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Xabier Sagredo repasa en la sede de BBK en Bilbao diez portadas de DEIA que describen algunos de los hitos más importantes de la institución que preside. Foto: Oskar Martínez

Xabier Sagredo repasa en la sede de BBK en Bilbao diez portadas de DEIA que describen algunos de los hitos más importantes de la institución que preside. (Foto: Oskar Martínez)

Galería Noticia

  • Xabier Sagredo repasa en la sede de BBK en Bilbao diez portadas de DEIA que describen algunos de los hitos más importantes de la institución que preside. Foto: Oskar Martínez

No ha cumplido cuatro años al frente de la BBK, pero Xabier Sagredo ya ha tenido que lidiar con tiempos comprometidos para la entidad. Ahora, desde un escenario que abre un prometedor futuro para la fundación bancaria, Sagredo repasa diez portadas de DEIA en el cumpleaños del diario.

17 de febrero de 1990
Fusión de las antiguas cajas vizcainas

“Yo soy un amante de las cajas de ahorros”. Que lo diga Xabier Sagredo, presidente de BBK, puede ser lo más normal, pero lo cierto es que el dirigente vizcaino viene rompiendo lanzas en favor de estas entidades desde tiempo atrás. “Siempre he defendido la existencia de cajas de ahorros”, explica en el aniversario de DEIA. “Haber tenido una caja de ahorros tan grande como BBK ha beneficiado mucho al territorio histórico de Bizkaia”.

Sujetando ante sus ojos la portada de 1990 en la que se da la noticia de la fusión de las dos cajas de ahorros vizcainas, Sagredo recita el valor añadido aportado por BBK: “La caja de ahorros no solo hacía negocio bancario, sino que hacía una banca muy especializada. Además, invertía en empresas. Generó una cartera de participadas muy importante que ha sido vital para el tejido industrial de Bizkaia. Esto generaba suficientes dividendos como para hacer una caja de ahorros muy solvente y proporcionar un dividendo amplio a la sociedad vizcaina, que la caja entiende como obra social”.

Veintisiete años después la entidad es una fundación bancaria, pero sigue fiel a sus orígenes: “Hemos tenido que transformarnos, pero hemos recuperado el ADN de aquella BBK que se formó en 1990. Hoy la BBK es capaz de hacer el negocio bancario a través de Kutxabank, pero también tenemos la ilusión de empezar a entrar en tejido industrial, apostar por la diversificación en nuestros ingresos y apostar por la inversión en empresas para que, sumando los ingresos que derivamos del negocio bancario más los ingresos directos que obtengamos de nuestra futura cartera industrial, hagamos sostenible la obra social que tenemos, que es la mayor en proporción del Estado español”.

22 de diciembre de 2000
Santo Tomás, la fiesta del agro vizcaino

Una iniciativa de la obra social que se ha convertido en todo un referente vizcaino es la feria de Santo Tomás, cuyo organizador es BBK. “Hemos hecho una análisis de nuestra obra social para saber dónde tenemos que seguir apostando y dónde tenemos nuevas necesidades”, relata Sagredo. “El sector primario, el crecimiento económico, el empleo y la apuesta por este conglomerado se nos antoja que hoy es de actualidad”. Asegura que BBK siempre se ha sentido “muy a gusto” con la formación de todo un circuito de ferias. “Con todo el orgullo del mundo se puede decir que es difícil también entender el sector primario de Bizkaia sin la presencia de BBK”, advierte. “No consideramos que gastamos en ferias, sino que invertimos en el crecimiento económico y de empleo, invertimos en el sector primario, en los baserritarras y en toda la gente que acude a estas ferias”.

En las últimas ediciones de la feria de Santo Tomás, BBK ha escenificado el reconocimiento a gente que durante ese año ha realizado alguna labor representativa en la sociedad vizcaina. “Para ellos también es un orgullo que podamos entregarle un pequeño obsequio de lo que es la feria de Santo Tomás como agradecimiento al trabajo que ha hecho para Bizkaia”, apunta el presidente de BBK.

31 de diciembre de 2011
La fusión de las tres cajas de ahorros vascas

Enero de 2012 trajo el estreno de un nuevo banco: Kutxabank. El fruto de la fusión de las tres cajas de ahorros vascas es un banco que ha pasado con nota todas las pruebas. “Hoy tenemos un banco que da ratios de completa salud, es el banco más solvente del Estado y creo que es la primera empresa de servicios de este país”, confirma Xabier Sagredo;“eso hay que tenerlo en cuenta, porque a veces no nos percatamos de las empresas tractoras, que detrás tienen un montón de personas y empresas. Al margen de ser un banco tradicional, es un banco que ha aglutinado tres cajas y que es pieza fundamental del conglomerado que hoy es Euskadi”.

De cara al futuro, Sagredo cree que Kutxabank debe ser “un banco muy competitivo que sepa adaptarse y que no pierda la esencia de lo que han sido siempre las cajas que están detrás”.

22 de noviembre de 2012
Sagredo llega a la vicepresidencia de BBK

A finales de 2012 Sagredo dio un salto en su carrera profesional al ser nombrado vicepresidente de BBK, a la sombra de Mario Fernández. El reto, siendo un amante de las cajas de ahorros, y habiendo trabajado en la antigua Ipar Kutxa, le venía como anillo al dedo. “Yo estilo hablar bien de la banca, cuando todo el mundo lanza mensajes peyorativos”, admite Xabier Sagredo. “Para una persona de la banca como yo, que se me brindase la posibilidad de ser parte del consejo de BBK y tomar la figura de vicepresidente, se me antojaba un orgullo personal. Además, pude compartir trabajo en el consejo con Mario. Es una persona por la que siento un profundo respeto y tengo una buena amistad con él”.

Sagredo solo estaría un año en ese segundo escalón. Confiesa que entonces no creía que pudiesen confiar en él para presidir BBK en el futuro: “Reconozco que mis planes profesionales estaban enfocados hacia otro lado y, finalmente, decidí asumir la presidencia y renunciar a mis planes profesionales en la empresa privada como tenía pensado en aquellos momentos”.

5 de noviembre de 2013
Un nuevo reto: la presidencia de BBK

Cuando Sagredo accedió a la presidencia de BBK, la entidad no estaba en su mejor momento. “La BBK que llegó a mis manos era una BBK muy complicada”, reconoce el propio dirigente. “Una vez traspasado todo el negocio bancario a Kutxabank, la entidad se quedó únicamente para hacer obra social. Se perfilaba que era lo único que iba a poder hacer BBK”. Además, en esos momentos se aventuraba “un tsunami” financiero: “Se invitaba a decir que no se nos iba a permitir a las antiguas cajas de ahorros controlar el banco, que íbamos a perder en menos de cinco años el control del banco. También había voces que decían que la obra social iba a desaparecer. Y, sobre todo, estábamos inmersos en una crisis financiera galopante. Yo mismo preveía que los momentos que se venían para la banca no eran los mejores”.

El reto, además de complicado en lo económico, para Xabier Sagredo suponía ponerse en el centro de los focos, siendo él “una persona muy discreta”. “El tema de la discreción es para mí algo fundamental”, aclara;“crecí con un jefe de Ipar Kutxa que me enseñó la importancia de la discreción en el mundo bancario y financiero. La responsabilidad de la BBK es un orgullo y la llevo, además, con decoro, pero la afección en lo público es en lo que más me ha costado enfrentarme por mi carácter discreto y de persona tranquila”.

1 de julio de 2014
La transformación en la Fundación BBK

La normativa obligó a BBK a transformarse en una fundación bancaria. La metamorfosis fue efectiva el 1 de julio de 2004. Se culminó así un proceso “muy complicado”. Sagredo utiliza una metáfora para explicar lo injusto que fue someterse a este cambio: “Si una persona se porta mal en una ikastola, no es lo más recomendable castigar a toda la ikastola. Eso es lo que pasó en las cajas de ahorros. Tuvimos que proceder a una transformación en fundación bancaria. Para mí era un tema complicado desde el punto de vista moral. La ley no te dejaba otra salida más allá de elegir la fecha, durante un año, para transformarte. Y si no te transformabas tú, te transformaban otros. Los que tenemos responsabilidad pensamos que los que debemos gestionar la BBK somos los que estamos dentro y no que nos vengan a gestionar otros de fuera”.

28 de agosto de 2014
Primer partido del nuevo San Mamés

En el repaso a cuatro décadas de portadas de DEIA, Xabier Sagredo no podía evitar encontrarse con el Athletic. Su Athletic. Como presidente de BBK no puede evitar que haya un partido que fue doblemente especial para él. En el verano de 2014 el Athletic jugaba una previa de Liga de Campeones que servía para inaugurar el nuevo campo con el 100% de su aforo disponible. Además, fue el primer partido en el que el Athletic lució en el pecho el logotipo de BBK: “Ver esta portada en la que se gana 3-1 al Nápoles, que metía al Athletic en la fase de grupos de Liga de Campeones, y en la que la elástica lleva en el pecho el logo de tu empresa, supone un sentimiento zurigorri más intenso. Suponía una ilusión y un orgullo tremendo”. En su vida la fiebre rojiblanca ha sido una constante. Recuerda el doblete de 1984 “con una mirada infantil”, pero mantiene viva en la memoria satisfacciones más cercanas: “Recuerdo con mucha nitidez el partido en Mánchester con Bielsa. Fue una gran victoria. Tuve la suerte de estar en Old Trafford, 90 minutos vibrando con el juego de nuestro Athletic”. También presume de haber podido hacer algo que no pudo vivir de niño: “Ir con mis hijos a ver una final de Copa del Athletic”.

9 de abril de 2016
Otro icono de Bizkaia: consejero de Iberdrola

En abril del pasado año Xabier Sagredo también vivió un importante progreso en una faceta paralela a su trayectoria bancaria: se convirtió en consejero de Iberdrola, lo que para él supuso “orgullo y responsabilidad”. “No soy nuevo en Iberdrola, llevaba entre 7 y 8 años en su cantera, en los diferentes consejos de filiales y comisiones”, matiza mientras observa la portada de DEIA de aquel día. “Ya tenía un conocimiento bastante importante de lo que es la empresa. Es un orgullo y reconocimiento a tu valía profesional, que es lo que se valoró en mi caso para ser consejero de la matriz”.

Como consejero de Iberdrola se ha autoimpuesto una responsabilidad: “En ese mundo tan globalizado llevar la txapela o llevar el orgullo de poder contar a todo el consejo, la junta general y a todo el mundo que Iberdrola es una empresa de origen vasco y poder tener la facultad de que así sea por mucho tiempo en la medida que yo pueda”.

Como parte de un gigante empresarial, el dirigente vizcaino es consciente de lo importante que es que los centros de decisión de estas corporaciones no escapen fuera de Euskadi. “Es muy importante que Iberdrola esté aquí, no solamente desde el punto de vista de recaudación, sino atendiendo a todas las empresas que viven como proveedoras de Iberdrola y a la gente que trabaja de manera directa e indirecta con Iberdrola”, señala Sagredo. “Entre todos tenemos que ayudar a que se anclen aquí las pocas empresas que tenemos de estas características por el máximo tiempo que sea posible y, además, hacer que este territorio sea atractivo para volver a crear empresas de este tipo”.

20 de noviembre de 2015
Fondo de reserva para la caja

Los últimos años han sido muy importantes para la Fundación BBK. En noviembre de 2015 la entidad vizcaina comprobó cómo quedaba fijado el marco regulatorio en el que debían desenvolverse las fundaciones bancarias, con la obligación de crear un fondo de reserva. “Cuando vimos y estudiamos la circular que emana del Banco de España y los decretos sobre el fondo de reserva, que emanan del Ministerio de Economía, vimos que podíamos seguir nuestro camino”, se congratula Xabier Sagredo. “Venía un tsunami y, cuando vimos la circular, comprobamos que podíamos tener una tabla de surf para coger la ola izquierda de Mundaka y sortear ese tsunami que nos venía. Esa tabla de surf no te decía que o salías a Bolsa o no ponías el fondo de reserva, te decía que o perdías el control del banco, o ponías el fondo de reserva. Y nosotros queríamos poner el fondo de reserva. Al cuantificar con el decreto cuánto era el fondo, vimos que queríamos y podíamos poner ese fondo de reserva en cinco años”.

Una vez pasado el tsunami y alcanzado aguas más tranquilas, Sagredo reconoce que este paso sirve para que BBK vuelva a sus orígenes: “Esta portada tiene mucho en lo sentimental porque recupero el ser amante de las cajas de ahorros, la posibilidad de ver que la estrategia que nos habíamos puesto en 2013 podía darse y, por tanto, sentimentalmente empezamos a ver que podíamos tener una fundación bancaria que recuperase el ADN de las antiguas cajas de ahorros”.

31 de mayo de 2017
100 millones de euros en obra social

En las últimas semanas la Fundación BBK ha conocido otra buena noticia. Dispondrá de 8 años para crear su fondo de reserva, por lo que el tablero de juego le es favorable. “Esa flexibilidad nos permite adelantar nuestra estrategia dos años”, apunta Xabier Sagredo, “pero nuestra estrategia estaba ya marcada. Supone recuperar lo que nos parece fundamental para Bizkaia y para la BBK: ostentar el control del banco e ir pensando en diversificar nuestro ingreso de otra manera, con lo que hemos denominado diversificación e inversión empresarial. Con la suma de los rendimientos que obtengamos, tanto en la cartera futura de participadas como en los que obtengamos de Kutxabank, queda muy sostenida la obra social”.

Sagredo confía en que este nuevo plan permita aumentar gradualmente las partidas destinadas a obra social. “Es una apuesta por el territorio, apuesta por el crecimiento económico y el empleo, una nueva forma de ver la obra social, un fondo de estabilidad para la obra social y un crecimiento sostenido para la obra social”, anuncia. “Esto va a dotar de músculo y fuerza patrimonial a la entidad para que sigamos teniendo nuestras pretensiones regulatorias y porque tenemos una cuasirecomendación de diversificar nuestras inversiones más allá de lo que es Kutxabank”.

Esa libertad para elegir nuevos puntos de inversión hace que la Fundación BBK vuelva a erigirse como un motor de la economía vizcaina. Xabier Sagredo no tiene duda de que el territorio atraerá los esfuerzos y el compromiso de la entidad que preside: “Tiene que ser un proyecto que permita cumplir nuestras particularidades normativas regulatorias, que nos dote de fuerza patrimonial, que cumpla los parámetros financieros de riesgo que tiene que cumplir y que todo ello quede fundamentado en un riesgo muy medido para que eso sea así y que pueda proporcionar rentabilidad para el sostenimiento social y el futuro crecimiento de la obra social. Que a nadie le quepa duda de que la BBK hoy tiene la K de Kutxa, pero sigue siendo Bilbao Bizkaia y, por lo tanto, todo lo que se haga redundará en Bizkaia”.

Herramientas de Contenido


Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120