DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.Deia. 40 urteDeia. 40 urte

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

‘Secretos del corazón’ llegó a los Oscar y el cine en euskera probó suerte con ‘Loreak’

Armendariz rozó la estatuilla y la Academia española eligió por primera vez una película no rodada en castellano

Merche Peña - Lunes, 5 de Junio de 2017 - Actualizado a las 17:29h

Jon Garaño y José Mari Goenaga (los directores) brindan con Aitor Arregi y Xabier Berzosa por la elección de ‘Loreak’.

(Iker Azurmendi)

Galería Noticia

  • Jon Garaño y José Mari Goenaga (los directores) brindan con Aitor Arregi y Xabier Berzosa por la elección de ‘Loreak’.

BILBAO. Tras la muerte de Franco, el cine vasco empezó a salir de un prolongado letargo y el primer debate fue qué películas podían incluirse en esa definición: ¿tenían que rodarse en Euskadi, con director y actores vascos?, ¿debían ser en euskera y el argumento vinculado a este país? ¿Y el dinero? ¿Debía invertirlo un productor o una institución vasca? Esta discusión ocupó más de una década pero quedó claro que una película no debe (y además no puede) reunir todos esos requisitos. Hay casos curiosos, como el de Ocho apellidos vascos, dirigida por Emilio Martínez Lázaro;cinta taquillera por excelencia estrenada en 2014, con guión de Borja Cobeaga y Diego San José, y música de Fernando Velázquez, pero sólo con Karra Elejalde entre los protagonistas. Seguro que una encuesta daría como resultado que es una cinta vasca... y por su temática lo es.

Sí hay consenso en que Secretos del corazón -con dirección y guión de Montxo Armendariz, productores vascos, igual que los responsables de su música y fotografía;y rodada en Otsagabia- es un filme vasco aunque su reparto esté encabezado por Carmelo Gómez y Charo López (y el niño Andoni Erburu, claro). ¿Y por qué este ejemplo precisamente? Porque fue la primera (y única) cinta vasca que optó al Oscar como mejor película de habla no inglesa hace ya veinte años. Era marzo de 1998 y no ganó, pero estuvo entre las cinco películas de todo el mundo elegidas por la Academia de Hollywood. Ocho años después, Armendariz volvió a ser seleccionado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para representar a España con Obaba, pero esa vez no tuvo la suerte de llegar al Teatro Kodak con su adaptación del libro Obabakoak, de Bernardo Atxaga. Fue otra película vasca que voló alto, aunque sus protagonistas fueran la madrileña Barbara Lennie y el catalán Eduard Fernández. Y metidos en alfombras rojas, la noticia más trascendente y reciente fue la decisión de la Academia española en 2015 de elegir una película rodada íntegramente en euskera como su representante para los Oscar. Loreak y sus directores, José María Goenaga y Jon Garaño, quedarán en la memoria colectiva a pesar de que no consiguieron pasar el filtro que les habría llevado al Teatro Dolby.

Si hay que ser fiel a la exactitud del aniversario, hace cuarenta años se estrenó Comando Txikia (Muerte de un presidente), sobre el atentado contra Carrero Blanco. La historia de ETA ha ocupado mucho celuloide desde El proceso de Burgos, Operación Ogro, Yoyes, Asesinato en febrero, Días contados, La pelota vasca, Negociador... , pero en Euskadi se ha hecho mucho más que cine de sesgo político. Precisamente en 1977, el recientemente fallecido Juanba Berasategi estrenó su primer corto de animación, Ekialdeko izarra;y Kalabaza triponzia (1985) es unánimemente asumido como el primer largometraje de animación del cine vasco. Mientras veteranos como Antonio Mercero, Pedro Olea, Víctor Erice o Imanol Uribe seguían en activo, fueron surgiendo directores más jóvenes que empezaron a explorar la comedia e incluso el terror y que fueron una ráfaga de aire fresco para una industria con poco dinero y estructuras incipientes. Entre ellos, figuran Enrique Urbizu, Juanma Bajo Ulloa, Julio Medem, Daniel Calparsoro, Álex de la Iglesia, Helena Taberna, Borja Cobeaga, Isabel Herguera, Ana Murugarren o Pablo Malo. En cuanto a actores, la lista sería interminable y no se puede obviar la escuela y cantera de Euskal Telebista, en cuyas series muchos han aprendido los diferentes oficios del cine y televisión.

Tampoco hay que olvidar que para que un proyecto eche a andar hace falta un productor: en muchos casos fue Elías Querejeta, fallecido hace cuatro años. Y es que el cine no es sólo lo que se ve...

Herramientas de Contenido


Más sobre Deia 40 urte

ir a Deia 40 urte »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120